Carlos Marsá, presidente del Granada 74 de Segunda División, recibió ayer una notificación del Ayuntamiento en la que se le niega el uso del estadio Nuevo Los Cármenes para esta temporada. El club tendrá que negociar con los otros clubes de la ciudad para que le cedan su plaza o seguir buscando otro campo. Además, el equipo incorporó a Quique Pina, ex propietario del Ciudad de Murcia, como técnico general del club, con lo que el murciano se pone al frente del organigrama deportivo del 74.