Stoner
Stoner, en el circuito de Australia. EFE

El australiano Casey Stoner mantuvo su supremacía en la tanda oficial de entrenamientos para el Gran Premio de Australia de MotoGP que se disputó en Phillip Island y en la que el español Jorge Lorenzo logró recortar distancias, aunque la lluvia acabó por romper el ritmo de todos en los minutos finales.

Casey Stoner volvió al taller tras un 'high side'

Como no podía ser de otra forma, Casey Stoner se colocó líder de los entrenamientos desde la tercera vuelta con un registro de 1:30.518 y por entonces secundado por el también español Dani Pedrosa a dos décimas de segundo, el italiano Andrea Dovizioso a seis y Lorenzo a casi un segundo.

Pero los entrenamientos no había hecho más que comenzar y todavía podían deparar muchas sorpresas, como la que se produjo a los diez minutos, cuando se vio caer al australiano Kris McLaren, sustituto del colombiano Yonny Hernández, quien lesionado en un hombro tampoco estará en Valencia, en donde tomará su lugar el japonés Hiroshi Aoyama, quien el próximo año estará en la escudería que dirige Raúl Romero junto a, probablemente, Héctor Barberá.

Stoner, gran protagonista

Otra de las sorpresas y casi a continuación, fue ver caer al propio Stoner, quien protagonizó un 'high side' (saltar por encima de la moto) que le obligó a volver andando a su taller y finalizarlos entrenamientos con una sola moto.

El neumático blando, que apenas duraba dos vueltas, le permitía ir más rápido

Ese no fue un inconveniente para el australiano, quien espoleado por su condición de local y por las ganas de lograr su sexta victoria consecutiva en Phillip Island se esmeró en poner igual de a punto su segunda moto y cuando lo consiguió encadenó una serie de vueltas rápidas, 1:29.892, 1:29.695 y 1:29.623 que le acabaron entregando en bandeja el mejor tiempo de la formación de salida.

Stoner no llegó al registro que mantiene como récord desde 2008, 1:28.665, pero ese objetivo resulta harto complicado de batir, pues entonces se rodaba con neumáticos de calificación, con un compuesto de goma mucho más blando y que apenas duraba dos o tres vueltas, que permitía ir mucho más rápido.

Lucha entre españoles

Tras Stoner, inicialmente estaba Pedrosa, pero éste vio como le acabó superando un Jorge Lorenzo que consiguió rebajar en casi medio segundo su mejor tiempo de las tandas libres para situarse segundo en la formación de salida por delante de su máximo y único rival por el título mundial.

De producirse el domingo el mismo resultado que en los entrenamientos, el piloto de Yamaha se proclamaría matemáticamente campeón del mundo.

En la segunda línea de la formación de salida, como suele ser habitual, acabaron el británico Cal Crutchlow y el italiano Andrea Dovizioso, con el alemán Stefan Bradl, entre ellos, lo que relego al español Álvaro Bautista a la tercera línea.