Plantilla del Herbalife Gran Canaria
El entrenador del Herbalife Gran Canaria, Aito García Reneses (c), posa con el equipo técnico y los jugadores el 23 de abril de 2015, durante el encuentro con los medios previo al partido de ida final de la Eurocopa contra el Khimki de Moscú. QUIQUE CURBELO / EFE

El Herbalife Gran Canaria y el Khimki de Moscú iniciarán este viernes (19.45 horas, hora insular) el desafío de obtener el cetro de la Eurocopa de baloncesto y así una plaza en la próxima edición de la Euroliga. El potente combinado ruso, que presenta un balance de 18 victorias y cuatro derrotas, disputará su tercera final en este certamen continental, mientras que será la primera para la entidad grancanaria, que ha batido el récord de victorias de este torneo en una temporada, con 21 triunfos en los 22 encuentros disputados.

La entidad grancanaria ha batido el récord de victorias de este torneo en una temporada: 21 triunfos sobre los 22 posibles

El Khimki de Rimas Kurtinaitis ha vencido en diez sus 11 últimos choques europeos, mientras que el Herbalife de Aíto García Reneses, que se hizo con este trofeo con el FIATC Joventut en el ejercicio 2007-08, llega a la gran final tras sumar nuevas victorias consecutivas en esta edición y se mantiene invicto como local (11-0).

El Herbalife ha cimentado su éxito esta campaña en un gran trabajo coral en ataque y en defensa, con un promedio de 83.2 puntos por partido -segundo mejor equipo desde la línea de tres puntos con un 40,6 por ciento- y 99.7 créditos de valoración, recibiendo tan solo 72.7 puntos por choque.

"El hecho de estar aquí, sin duda, ya es un honor y hay que pensar en las probabilidades que tenemos de ganar. Lo importante es rendir al cien por cien", valoraba este jueves el técnico Aíto García Reneses. "Está claro que si prestas mucha atención a uno o dos jugadores, los otros te matan. Sabemos que es complicado por la gran calidad que tienen, pero hay que estar en todos los ámbitos con valentía", ha analizado.

García Reneses ha pedido afrontar este primer encuentro como la "final", para luego en el segundo ver las "variaciones tácticas" en función del resultado. "Mañana debe ser como si terminara la final en ese momento, aunque hay una pequeña diferencia y es que, en los últimos dos minutos del partido, sabemos que no es el final de la eliminatoria. En ese instante, es cuando debemos de pensar que hay que recortar o añadir puntos, pero el resto jugar lo mejor posible para ganarlo", ha agregado.