Sergio Pérez
El piloto mexicano Sergio Pérez (7, izda) de la escudería Force India, tras sufrir un accidente durante el primer entrenamiento libre para el Gran Premio de Hungría. EFE

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes) dominó con autoridad los entrenamientos libres de este viernes del Gran Premio de Hungría, décima prueba del Mundial de Fórmula 1, tras los que el español Fernando Alonso (McLaren) ofreció mejoras que abren el optimismo para la calificación.

El viernes en el circuito de Hungaroring tuvo dos partes bien diferenciadas, con una primera matinal ajetreada y marcada por el accidente de Sergio Pérez (Force India) y una segunda más 'tranquila' donde el actual líder del campeonato demostró por qué este lento y revirado trazado es uno de sus favoritos.

El doble campeón del mundo mandó en ambas sesiones y se perfiló como el gran favorito para conquistar la siempre importante 'pole position' en un circuito que ya le ha visto ganar en cuatro ocasiones. En esta ocasión, además, no fue escoltado por su compañero de equipo, Nico Rosberg, superado por los dos Red Bulls, mientras que Carlos Sainz (Toro Rosso) y Fernando Alonso acabaron entre los diez más rápidos de la jornada.

Tras dominar con un registro de 1:25.141 la primera sesión, Hamilton bajó más de un segundo su tiempo en la segunda, siendo el único capaz de bajar de la barrera del 1:24, con unos espectaculares 1:23.943, inalcanzables para el resto.

Ricciardo, ganador el año pasado y ya tercero por la mañana, demostró el buen hacer del 'RB11', aunque recibió la mala noticia de la avería en el motor de su coche que le impidió acabar la sesión.

El doble campeón del mundo mandó en ambas sesiones y se perfiló como el gran favorito para conquistar la siempre importante 'pole position' en un circuito que ya le ha visto ganar en cuatro ocasionesDetrás de los dos monoplazas del equipo austriaco se quedó Rosberg, a más de 700 milésimas del actual campeón del mundo, una distancia muy grande que deberá esmerarse en enjugar para pelearle la 'pole' a Hamilton.

También brilló un Carlos Sainz, que ya había advertido que el trazado de Hungaroring se adaptaba mejor a su Toro Rosso, con el que, de todos modos, sufrió problemas de subviraje. Con todo, el madrileño terminó sexto, detrás del Ferrari de Kimi Raikkonen y por delante del de Sebastian Vettel, que no tuvo un buen día, con problemas de potencia en la primera tanda y salidas de pista en la segunda.

Por su parte, el viernes pareció dejar buenas sensaciones a McLaren en su intento de ir dando pasos adelante. Fernando Alonso, undécimo por la mañana (1:27.272), ratificó la mejoría de su equipo, ayudado por las condiciones del circuito magiar donde la potencia del motor no cuenta tanto.

El doble campeón del mundo situó a su monoplaza en la octava posición de la tabla de tiempos, cerca del 'bólido rojo' de Vettel y por delante de los Williams. Pese a informar de algún problema con los frenos, el ovetense firmó un positivo tiempo de 1:25.752, a casi dos segundos de Hamilton, pero que hace soñar con el paso por fin a una 'Q3'.

Finalmente, el tercer español en liza, Roberto Merhi (Manor) concluyó el decimoséptimo. El castellonense, que no corrió en la primera tanda dejando su sitio a Fabio Leimer, superó a su compañero de equipo, Will Stevens, aunque por unas escasas dos milésimas.

Aparatoso accidente de Sergio Pérez

El viernes estuvo marcado por la bandera roja que provocó el aparatoso accidente en la curva 11 que sufrió Sergio Pérez, al que se le rompió una suspensión trasera de su monoplaza, perdiendo el control del coche y dando una vuelta de campana.

De todos modos, el piloto mexicano, sin daño físico, pudo salir por su propio pie del monoplaza, aunque reconoció que se asustó "mucho" y que sólo quería "salir" de su Force India. El coche quedó bastante dañado y el 'Checo' no pudo rodar en la segunda sesión, lo mismo que su compañero Niko Hulkenberg.

No fue la única bandera roja de la primera toma de contacto en Hungaroring. Kimi Raikkonen no controló su coche y golpeó un piano, perdiendo su alerón delantero, arrollado por su propio 'SF15-T'. El percance del finlandés cerró un inicio complicado para el 'Cavallino Rampante' que también vio cómo el coche de Sebastian Vettel tuvo problemas de potencia.

Todos los pilotos entrenaron con la inscripción #JB17, en recuerdo al francés Jules Bianchi, piloto que falleció el pasado sábado tras nueve meses en coma después de sufrir un grave accidente en el circuito de Suzuka (Japón), mientras que Lotus estuvo cerca de no poder entrenar al sufrir un retraso para recibir los neumáticos por un problema en el pago a 'Pirelli'.