Gómez Noya
Gómez Noya en Mooloolaba. Barry Alsop-Eyes Wide Open

Hace unos años la ITU modificó el calendario y repensó su mundial. En vez de una cita única lo desmembró en varias pruebas con una gran cita final. La Copa del Mundo que ya existía pervivió, pero pasó a  nivel inferior. Las Series Mundiales fueron esa nueva copa del mundo. La de 2013 arrancó este sábado en Nueva Zelanda. Auckland acogió una prueba en la que Javier Gómez Noya se colgó el oro y Mario Mola la plata.

Un doblete firmado por dos campeones del mundo, absoluto el gallego y júnior el balear, que integraron el equipo olímpico en Londres. Allí Noya se colgó la plata y Mola firmó una notabilísima actuación con una gran remontada en el segmento atlético. El portugués Joao Silva reforzó un podio completamente ibérico.

Noya era el gran favorito por la ausencia de los hermanos Brownlee

Partía Noya como el gran favorito ante la ausencia de los hermanos Brownlee. Alistair, oro olímpico, y Jonathan, bronce, optaron por postponer su debut en la competición hasta la prueba de San Diego, el 20 de abril, y permanecieron concentrados en la costa alicantina, una zona con la que mantienen ciertos vínculos sentimentales, porque una abuela residía en Calpe.

Los británicos han apostado por llegar a tope en la última prueba, en Londres, allá por el 15 de septiembre. Quieren lucirse en casa como ya hicieron en los pasados Juegos. Noya era la referencia. Y Mola, que se ha ejercitado estos meses en Florida junto a su novia Carolina Routier a las órdenes de Joel Filliol, extécnico de los Bronwlee, era una baza firme avalada por un par de triunfos recientes en Estados Unidos.

El gallego se mostró muy sólido durante toda la prueba, saliendo quinto del agua en un segmento que dominó Richard Varga, encabezando la transición y aliándose con Jan Frodeno en la bicicleta y formar un grupito al que se integraría Mola viniendo desde atrás. En la carrera a pie tardarían en coger ritmo, pero acabaron en cabeza, destacándose y lanzados hacia la meta. Sobre el kilómetro 6 de los 10 totales, Noya se marchó en solitario. Completaría la carrera en 29 minutos y 36 segundos. Mola, también muy regular y con momentos de protagonismo en el segmento ciclista, entraría en meta a 12 segundos del ganador. Joao Silva aprovechó la carrera para adelantar al francés Laurent Vidal, finalmente cuarto.