Andrés Fernández, portero del Villarreal CF, tuvo que ser atendido tras golpear con la cabeza contra el poste en el segundo tiempo del partido que su equipo disputó en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, y que acabó en empate (2-2).

El guardameta acudió el segundo palo para desviar un remate de Ángel. Tras sacar el balón a córner, por la inercia, Andrés Fernández sufrió el golpe, que le tuvo durante unos segundos fuera de combate.