El Huesca venció con contundencia al Eibar en casa por 2-0, un resultado y una actitud sobre el campo que les mantienen con esperanzas de lograr la permanencia.

El partido dejó, además, uno de los goles más espectaculares de la temporada. Corría el minuto 57 cuando el Chimy Ávila enganchó de volea un balón que venía de la banda y por toda la escuadra batió la meta armera.

Un gol que afianzaba los tres puntos para el conjunto oscense que, con 29 puntos, a seis de la salvación, se resiste a tirar la toalla.