El Arsenal, que venía de derrotar (2-1) al Liverpool en la Carling, se deshizo sin problemas del Tottenham bajo la batuta de un estelar Cesc Fábregas que anotó un gol al borde del descanso conduciendo el balón desde el centro del campo.

El catalán robó el balón en el centro del campo y, tras completar un eslalon de 40 metros -donde dejó atrás a tres rivales-, marcó uno de los mejores goles de toda su trayectoria deportiva.

Más tarde, en Radio Marca, decía esto: "Regateé a uno y a otro, y al final tuve suerte, porque la pelota le pasó al central entre las piernas en el segundo regate. Lo mejor es que sirvió para el triunfo".

Junto al catalán volvió a destacar, una semana más, el internacional holandés Robin Van Persie que consiguió dos goles que sentenciaron a los de Harry Redknapp, que echó muy en falta las bajas de Aaron Lennon y Jermain Defoe.

Con esta victoria, el veterano entrenador francés Arsène Wenger llega hasta la cifra de 1.000 puntos en la Liga inglesa en su decimotercera temporada con los 'gunners'.