Gioia Bartali
Gioia Bartali, nieta del ciclista Gino Bartali, nombrado ciudadano de honor en Israel. Twitter @Giroditalia

El Giro de Italia comienza en Israel con tres etapas y el nombre que sobrevuela el ambiente es el del legendario Gino Bartali, mucho más que un campeón ciclista. Israel ha concedido la ciudadanía honorífica a un 'Justo entre las Naciones', o sea a un hombre que salvó a 800 judíos del holocausto nazi. Los miembros del primer equipo ciclista israelí le rindieron tributo dando una vuelta de honor al Museo del Holocausto, 'Yad Vashem' en Jerusalem.

Campeón de tres Giros y dos Tours de Francia, el inmortal Bartali estuvo representado en el acto por su nieta Gioia, que se mostró orgullosa por el reconocimiento: "Fue un campeón de la vida. Mi abuelo era un embajador de la paz, que no sólo salvó vidas de judías sino de otros que también lo necesitaron".

Además del director del museo, Avner Shalev, y del gran impulsor de la presencia del Giro en Israel, el filántropo canadiense, Sylvan Adams, descendiente de supervivientes en la Europa nazi, el emotivo acto contó con la presencia del embajador italiano, Gianluigi Benedetti, que recordó así al campeón y salvador: "Arriesgó su vida para salvar otra. Jamás reveló nada de lo que hizo durante la guerra. Es bueno hacer, pero hacer en silencio."

Mensajero encubierto

En la II Guerra Mundial, el arzobispo de Florencia, Elia Dalla Costa, le ofreció formar parte de una red dedicada a salvar judíos del Holocausto. Nadie iba a sospechar que uno de los mejores ciclistas del mundo transportara mientras se entrenaba fotos y documentos falsos que salvaron la vida a unas 800 personas. Y menos aún de uno al que rodeaba una -falsa- fama de afín al régimen fascista de Benito Mussolini.

Años después, al revisar unos papeles, el hijo de uno de los miembros de esta red se dio cuenta que el ciclista había sido uno de sus colaboradores.