El suizo Gianni Infantino, hasta ahora secretario general de la UEFA, ha sido elegido este viernes en Zúrich como nuevo presidente de la FIFA.

Infantino derrotó al jeque Salman bin Ebrahim Al Khalifa en la última votación. El helvético obtuvo 105 votos por 88 de Al Khalifa, 4 de Al Hussein y 0 de Jerôme Champagne.

Su reto, limpiar el nombre de la institución, salpicada por la corrupción. "Hemos pasado momentos tristes, momentos de crisis pero esos tiempos han terminado ya".

Nada más escuchar la ovación que le daba la bienvenida como nuevo presidente hasta 2019, Infantino volvió a tomar la palabra y lo hizo en los idiomas que domina, inglés, francés, español e italiano, para empezar una etapa renovada en la FIFA después de 17 años de presidencia de Joseph Blatter.

"Queridos amigos es difícil expresar mis sentimientos. Estos meses han sido un viaje que me ha hecho ha conocer a gente fantástica que ama el fútbol y trabaja por él todos los días. Vamos a trabajar todos juntos. Necesitamos el respeto del mundo entero y podemos otra vez centrarnos en este magnífico juego", afirmó.

En su escueta alocución, Infantino reiteró su disposición a "seguir trabajando a través de todo el mundo" para que el fútbol vuelva a ser "el centro" en el "nuevo periodo" que este viernes arranca en el Hallenstadion de Zúrich, donde se fundió en un abrazo con los que han sido sus contrincantes en estas elecciones.