Nick Kyrgios
Kyrgios, durante un partido en Acapulco EFE

El tenista Nick Kyrgios ha vuelto a saltar a los titulares por derrotar a Rafa Nadal en octavos de final del Abierto Mexicano que se disputa en Acapulco. No obstante, el australiano también ha sido noticia al dejar nuevas muestras de su polémico comportamiento.

El número 72 del mundo ha dejado detalles poco profesionales ante Nadal, quien le ha dado un tirón de orejas por su comportamiento en la pista: "Le falta un poco de respeto al público, hacia el rival y hacia sí mismo también. Eso es lo que debe mejorar. Es un jugador que tiene un talento descomunal. Podría ganar Grand Slams y pelear por las primeras posiciones del ránking, pero por algo está donde está".

No es la primera vez que Kyrgios protagoniza un incidente parecido. De hecho, ni siquiera es el primero del año, ya que hace solo unas semanas se encaró con el público en Florida y bailó al ritmo de Michael Jackson durante una de las pausas, lo que le llevó a sentir el desprecio de los aficionados.

Su mala conducta ha llevado a la ATP a sancionarle en repetidas ocasiones. Una de las primeras multas la recibió cuando solo tenía 20 años, por un incidente con Stan Wawrinka. El australiano se dirigió a su rival durante el partido para decirle que "Kokkinakis se ha acostado con tu novia. Lamento decírtelo, compañero", lo que supuso una multa inicial de 10.000 dólares que fue ampliada a 35.000 cuando el organismo tenístico revisó los comentarios de Kyrgios, que también fue suspendido durante 28 días.

No tardó en volver a dar la nota, pues firmó una polémica actuación en su estreno en el US Open del mismo año cuando se enfrentaba a Andy Murray. Ante sus repetidas quejas en contra de los aficionados que entraban a la pista en pleno juego, Kyrgios decidió echarse unas siestas en los descansos.

Otra de sus escandalosas actuaciones se produjo en Shanghái 2016, cuando se dejó ganar algunos puntos de forma evidente ante Mischa Zverev. El australiano completó un partido nefasto y su desgana, reflejada cuando hizo un saque malo y se fue directo a su silla sin esperar el resto de su rival, le costó una amonestación del juez y una nueva sanción de la ATP.

Aquella derrota le alejaba del Masters de Londres pero el tenista aseguró que “no me importa lo más mínimo, para ser honestos”. No obstante, el tenista se disculpó y aceptó tratarse con un psicólogo, por lo que su sanción quedó en una multa de 25.000 euros.

Kyrgios volvió a ocupar todos los titulares en el mismo escenario un año después, cuando dejó plantado a todo el mundo en mitad de su partido frente a Steve Johnson. Cuando el australiano perdió el primer set en el decisivo decimotercer juego, se dirigió al juez de silla, le estrechó la mano y se marchó de la pista sin dar ningún tipo de explicación.

"He estado luchando contra un virus estomacal durante las últimas 24 horas. He intentado estar listo, pero ha sido muy duro en la pista hoy, algo que creo que era bastante evidente desde el primer punto", se justificó en sus redes sociales.

El excéntrico deportista se ganó una nueva sanción de la ATP tras utilizar una botella para simular una masturbación en pleno partido. Ocurrió en 2018 durante su duelo de semifinales de Queen’s ante el croata Marin Cilic. Su gesto fue considerado como obsceno por el organismo tenístico, que le impuso una multa de 15.000 euros.