Benedetto y Montiel
Benedetto, de Boca Juniors, miró así tras su gol a Montiel, de River Plate. EFE

El fondo de Boca Juniors explotó cuando Darío Benedetto marcó el 1-0 en la final de la Copa Libertadores. El delantero definió de maravilla ante Armani, portero de River Plate, y dejó una curiosa celebración.

En su carrera, Benedetto chocó con Montiel y pasó a su lado mirándole fijamente, con una expresión difícilmente descriptible y la lengua fuera. Por supuesto, los fotógrafos presentes en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid captaron el momento, que amenaza con convertirse en una instantánea icónica de la histórica final.

El gol fue la gran aportación de Benedetto al partido, ya que fue sustituido por Wanchope en el minuto 62, poco después de que River Plate reclamara un penalti en el área xeneize.