Gerrard, desplegable
Una imagen del futbolista Gerrard, del Liverpool. ARCHIVO

El centrocampista del Liverpool Steven Gerrard acaba de vivir una de las situaciones más delicadas de su vida. Ha atropellado a un chaval de 10 años.

El suceso no ha sido demasiado grave y él se ha comportado en todo momento como debía. Es más, el diario inglés Daily Mirror asegura que la familia del pequeño, de nombre Jamie Hellawell, está muy agradecida al futbolista, que no se separó un momento de su hijo y llamó enseguida a una ambulancia para que le atendieran.

Un testigo aseguraba al diario ayer, día en que ocurrió el incidente cuando Gerrard se dirigía a ver a un amigo, que "estaba claramente en estado de shock, con lágrimas en los ojos hasta que llegó la ambulancia".

Está claro que no fue culpa de Steven"

Otro comentó que "fue muy agradable con el niño. Permaneció de rodillas a su lado, sujetándole la mano, hasta que llegó la ambulancia, durante unos quince minutos", y una señora que vive cerca subrayó que "está claro que no fue culpa de Steven".

Parece que Gerrard iba despacio y el niño salió corriendo por un lado, metiéndose bajo su coche. El incidente le causó la rotura de una pierna por dos sitios.

Gerrad mantiene el contacto con la familia del niño, y dice que irá a visitarle al Alder Hey Children's Hospital de Liverpool, donde está ingresado.