Gerardo 'Tata' Martino anuncia que deja el FC Barcelona

Gerardo Martino da instrucciones en la banda en un partido ante el Atlético de Madrid.
Gerardo Martino da instrucciones en la banda en un partido ante el Atlético de Madrid.
EFE

El argentino Gerardo 'Tata' Martino ha anunciado su marcha del Barcelona tras el 1-1 ante el Atlético de Madrid que ha supuesto la Liga para el equipo colchonero.

Martino llegó en plena pretemporada, en sustitución de Tito Vilanova, y en su corto periplo como entrenador del Barcelona, los azulgrana han conseguido un título menor: la Supercopa de España.

Los azulgrana han dejado escapar la Liga, tras el resultado de este sábado, la Liga de Campeones —el Atlético de Madrid les eliminó en cuartos de final— y también la Copa del Rey, al perder la final frente al Real Madrid (2-1).

"Lo que quería era comunicar que de común acuerdo con el club hemos dejado de ser entrenadores del Barcelona. Expresarles que es independientemente del partido. Agradecer a todos", manifestó en una comparecencia tras el partido, acompañado por el director deportivo, Andoni Zubizarreta.

Martino llegó al equipo el pasado verano, en julio de 2013, para sustituir de urgencia a un Francesc 'Tito' Vilanova que tuvo que dejar la nave blaugrana para luchar contra el cáncer que padecía y que acabó con su vida el pasado mes de abril. Pese a ganar la Supercopa de España, no ha podido ganar ningún título grande y ha optado por dejar el banquillo, en la que era su primera aventura en Europa.

Devorado por el entorno

La historia del 'Tata' en el Barcelona es la de un hombre devorado por el entorno del club y por la aureola de unos jugadores a los que decidió dirigir desde la admiración después de verlos por la tele ganarlo todo durante años.

Si hubiera impuesto la personalidad que se le intuyó al principio de curso, cuando sus propuestas parecían dejar intuir un interesante evolución del estilo, quizá el desenlace de la temporada hubiera sido otro, pero se rindió demasiado pronto.

Su incapacidad para cambiar el destino de los partidos y el suyo propio dentro de la entidad, y su visión cortoplacista de lo que debe ser un equipo le condenaron. Y solo su buena relación con los jugadores, cómodos con su talante humilde y conciliador desde el primer día, le han permitido agotar el curso pese a sentirse permanentemente cuestionado.

Martino se va triste, porque lo que imaginó que sería el Barça no tiene nada que ver con lo que es. Porque su llegada coincidió con el peor Messi y el peor Xavi, con los lesionados Valdés y Puyol, otros dos pesos pesados del vestuario, a punto de decir adiós, y con el resto de la plantilla con la panza llena de títulos.

Y porque la azulgrana es una institución cainita dominada por los "ismos" a la que es difícil sobrevivir si no la has mamado desde la cuna. Y al Tata, acostumbrado a las intrascendentes tertulias de bar con sus amigos rosarinos de toda la vida, las crisis semanales del Barcelona le sacan de quicio.

Tras perder la Liga en casa y ante el Atlético, Martino se ha despedido. Emocionado, el 'Tata' se ha disculpado ante la afición por no haber logrado los objetivos marcados. "Ha sido un enorme orgullo dirigir a estos futbolistas", ha dicho tras el partido acompañado por el presidente, Josep Maria Bartomeu, y el director técnico, Andoni Zubizarreta.

"Quiero agradecerle al club, al presidente, a Zubi, y a Sandro (Rosell) por haber confiado en mi. Lamento no haber ayudado a los muchachos", se ha despedido el argentino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento