Gerard Piqué
Gerard Piqué, durante un entrenamiento con el Barça EFE

Gerard Piqué nunca deja indiferente. El defensa del FC Barcelona es conocido por no tener pelos en la lengua y pronunciarse sin tapujos acerca de los asuntos del club, del mundo del fútbol y de todo lo que ocurre más allá de los terrenos de juego. Al frente de su empresa, Kosmos, ya ha dado un vuelco al mundo del tenis con la creación de la Nueva Copa Davis y ahora ha decidido adquirir el FC Andorra para dotar al club de un salto de calidad.

Pero su ambición no se queda ahí. Hace unos meses fundó la versión española de 'The players tribune', en su afán por dar a los deportistas un espacio para expresarse sin necesidad de pasar los medios de comunciación, un sector con el que Piqué siempre se ha mostrado beligerante.

Cuando ha querido hablar, lo ha hecho a través de incluso su cuenta de Twitter, sin miedo. Con fans y detractores casi a partes iguales, al central catalán no se le puede tachar de que no vaya de cara.

Cuando se le cuestionaba su compromiso con la Selección española por su posicionamiento a favor del referéndum por la Independencia de Cataluña, montó una rueda de prensa para aclarar su situación. No se esconde.

Pese a que nunca ha expresado abiertamente si está a favor o no del procés, no se cortó en defender la laibertad de elegir, lo que le supuso muchos problemas a la hora d eevstir la camiseta del combinado nacional. Finalmente, y quizá cansado de ser el centro de la polémica, decidió decir adiós tras el Mundial de Rusia y ni siquiera la llegada de Luis Enrique le convenció de lo contrario.

Piqué siempre ha querido ir un paso por delante. De él fue la idea de 'La Decisión', el documental en el que Antoine Griezmann revelaba si se quedaba en el Atlético o aceptaba la oferta del FC Barcelona; algo que a Piqué le supuso problemas con su club, al ser consciente de la decisión de Griezmann de seguir de rojiblanco pese a que en can Barça aún le esperaban con los brazos abiertos.

Entre partidas de póker, a las que es aficionado, -llegó a quedar entre los cinco mejores del mundo en 2017-,  y su discurso activo en redes sociales, el '3' azulgrana nunca pasa desapercibido. Sus piques con Arbeloa en el pasado son parte de la historia de Twitter y contribuyeron a que la rivalidad entre Real Madrid y Barça se hiciera muy caliente en el 2.0.

Ha sido en la red social de microblogging donde ha protagonizado, desde sus inicios, más de un episodio memorable, como aquel concurso con su amigo #ElDeLosCuadros en 2011 que fue capaz de ser el centro de atención de Twitter durante semanas.

De la 'película de humor' que aseguraba estar viendo mientras el Real Madrid jugaba, al famoso 'se queda' que no terminó siendo así con Neymar, la relación de Piqué con las redes sociales siempre ha sido objeto de noticia.

En sus incursiones empresariales, el central siempre ha demostrado ambición y deseo de revolucionar el mundo del deporte, dejando claro que no pretende alejarse de este una vez que cuelgue las botas. De momento, le está saliendo bien.