Geraint Thomas
Geraint Thomas, durante la Vuelta a Suiza. EFE

El británico Geraint Thomas acabó por los suelos en un feo accidente en el kilómetro 30 de la cuarta etapa de la Vuelta a Suiza. El corredor del Team INEOS se vio involucrado en un accidente con Andrey Zeits, del Astana, que le dejó herido y muy dolorido.

Tuvo que abandonar la carrera y fue evacuado al hospital para ser examinado. Recibió el alta unas horas más tarde, sólo con abrasiones en el hombro derecho y un corte justo encima del ojo derecho. El equipo asegura que "es poco probable que la participación de Thomas en el Tour de Francia se vea afectada por la caída de hoy y ya está deseando estar en la línea de salida en Bruselas el 6 de julio".

Su baja habría sido trascendental para el equipo Ineos tras la de Chris Froome, que se cayó en la Dauphiné y no asistirá a la ronda gala. Thomas, ganador del último Tour, parte como gran favorito al ser el vigente campeón. "Está claro que es frustrante y un pequeño contratiempo en mi preparación para el Tour, pero aún queda mucho tiempo antes de que empecemos en Bruselas dentro de unas semanas", comenta el ciclista. "Vamos a recalibrar y estoy seguro de que mi entrenador Tim (Kerrison) tendrá un plan para asegurarse de que estoy listo para el 6 de julio".

El médico del equipo INEOS, Derick Macleod, señala que "Geraint sufrió una fuerte caída. El área principal de impacto fue en su cabeza. Pasó la prueba inicial de conmoción cerebral al borde de la carretera, pero con la naturaleza y la gravedad del impacto, se sintió inseguro para continuar en la carrera. Fue llevado al hospital y afortunadamente las pruebas radiológicas han salido bien. Ahora está de vuelta en el hotel del equipo y de buen humor".