La nueva esperanza norteamericana

  • Su hermana Tiffany fue quien le guió en sus primeros pasos.
  • Fue el primer atleta de la Universidad de Arkansas en ganar los 100 metros.
  • Sucesor de Justin Gatlin, también es un especialista en los 200 metros.
Tyson Gay ha dado un auténtico golpe de gracia al espíritu ganador del jamaicano
Asafa Powell, plusmarquista mundial de los
100 metros, y se ha convertido en la nueva esperanza de la velocidad estadounidense.

Gay surge como el hombre indicado a ocupar el puesto dejado vacante por Justin Gatlin, campeón olímpico y mundial, que comparte con el caribeño el récord mundial con 9.77 pero que está lejos de las pistas por sus implicaciones en tramas de dopaje.

Campeón estadounidense con la mejor marca mundial del año (9.84), ha corrido incluso por debajo del récord mundial (9.76) pero el viento, ligeramente superior al límite de dos metros, impidió su homologación.

Especialista en el esprint sostenido (ha corrido los 200 en 19.62), Gay, con su entrenador, Lance Brauman, encarcelado por fraude, concentra las esperanzas estadounidenses de conservar el primado de la velocidad, ya que también pujará por el oro en 200 y en el relevo 4x100 en busca de un "hat trick" equivalente, aunque distinto, al de Carl Lewis en Helsinki'83.

Nacido en Lexington (Kentucky) el 9 de agosto de 1982 y residente en Fayetteville (Arkansas), se inspiró en su hermana Tiffany, un año mayor, quien le ayudó a fomentar su velocidad y a hacerle ver que era mejor que se dedicara al atletismo que al béisbol.

Y no se fallaron uno a otro, porque Tyson se convirtió el primer atleta de la historia de la Universidad de Arkansas en ganar los 100 metros del campeonato universitario, aunque nunca abandonó su dedicación a los 200 distancia en la que también tuvo su éxito debido a su habilidad en la curva.

Incluso en 2006 se convirtió en el mejor atleta en conjunto entre las dos pruebas, con 9.84 y 19.68, por delante del mítico namibio Frank Fredericks (9.86 y 19.68).

Ambicioso y humilde, como le inculcó su madre, Daisy, siempre admiró a los grandes velocistas de su juventud y aseguró a sus más cercanos que le gustaría llegar a ser como ellos.

Apenas pudo dormir de camino a Osaka

Ahora está más cerca de Greene tras ganar un oro que muchos colocaban en el cuello de Powell pero que el se empeñó en llevarse desde que cogió el avión el pasado 14 de agosto para un vuelo de trece horas, en el que no pudo dormir apenas por los nervios.

Sorprendido por el tremendo calor que le recibió, por los muchos cariñosos fans que se trasladaron al aeropuerto y por la gran cantidad de productos deportivos y tecnológicos que veía en sus salidas del hotel, Gay no tardó en adaptarse con su nuevo teléfono portátil que se compró antes de partir y en encontrar el ritmo competitivo necesario para convertirse en el nuevo campeón del mundo y defender el honor de la velocidad de su país tan maltrecho por los casos de dopaje.

En Helsinki'05, Gay fue el último del cuarteto que hizo historia al arrasar en la final de los doscientos tras Gatlin, Wallace Spearmon y John Capel. Ahora en Osaka, como 'cabeza de cartel', ya disfruta de la gloria camino incluso del 'triplete'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento