La historia se repitió ayer en el FedEx Forum de Memphis. Pau Gasol consiguió números de estrella (30 puntos, 13 rebotes, cinco asistencias y cinco tapones), pero su equipo, el peor de la NBA, cosechó una nueva derrota. Y ya van 37. Quedan dos semanas para que se cierre el mercado de fichajes.

El jugador catalán fue el único que respondió en su equipo ante el empuje de unos Houston Rockets liderados por los 33 puntos de Tracy McGrady. Al campo de Los Grizzlies llegó, vistiendo la camiseta del equipo contrario, Shane Battier, que, a diferencia de lo que está sucediendo con Gasol –pitado casi a diario–, fue recibido con una atronadora ovación.