Ibaka
Ibaka, con la selección. EFE

En la selección española todo eran sonrisas, felicidad y buen rollo en la jornada de descanso de este martes. Las tres victorias con las que se ha arrancado el Mundial y, sobre todo, el gran nivel exhibido ante el difícil combinado brasileño han desatado la euforia en el equipo, que tiene ahora como meta contener ese entusiasmo y tener los pies en el suelo ante un torneo tan largo.

Se nota que estoy más fresco, he tenido tiempo de desconectar y cargar las pilas

Pau Gasol, Ricky Rubio y Serge Ibaka representan mejor que nadie este gran momento que vive España, cada uno por un motivo distinto. Gasol lidera el Mundial en puntos (23,7 de media), Ricky es tercero en robos (2,3) e Ibaka está ofreciendo este verano su mejor cara con la selección.

Gasol, nuevo pívot de los Chicago Bulls, está siendo el mejor jugador del torneo hasta el momento. Tras dos temporadas muy duras con Los Angeles Lakers, Pau vuelve a sentirse muy cómodo en la pista. “Como siempre que vengo a la selección”, afirma.

“Meter tres triples seguidos no es algo habitual. Las dos últimas temporadas no han sido las más favorables ni a nivel personal mi colectivo, pero en la selección siempre me encuentro muy cómodo. Ya me encontré bien en los Juegos de Londres”, dice Pau Gasol sobre su extraordinario inicio de torneo.

Pese a la complicada temporada que ha vivido, asegura que siempre ha tenido ilusión por saltar a la pista. "Me encanta jugar al baloncesto, nunca he dejado de tener ganas. No es agradable una temporada como la del año pasado, no es fácil, pero en un carrera tan larga como la mía es normal que haya temporadas así”.

Lo que sí que tiene claro el mayor de los Gasol es que llega en el momento de forma adecuado, especialmente después de llevar más de cuatro meses sin competición oficial. “Se nota que estoy más fresco, sin duda. Al haber acabado en marzo he tenido tiempo de desconectar, cargar pilas y tener ganas de baloncesto”, afirma.

“Pau es el jugador más dominante del baloncesto FIBA”, como bien dice Ricky Rubio sobre su compañero de selección.

Ricky, titular y con confianza

Ser el base titular de la selección española está en los últimos años más caro que nunca. Ricky Rubio, Calderón y Sergio Rodríguez son tres jugadores de una altísima calidad y jugar minutos en este equipo está muy caro.

Físicamente nunca me había encontrado mejor en mi carrera

De momento, el que se está contando con más tiempo en la cancha es el base de los Timberwolves. Ricky es el 'playmaker' titular de la selección española y está devolviendo la confianza depositada por Orenga con una buena defensa y una espléndida dirección de juego.

“Me encuentro muy cómodo, físicamente nunca me había encontrado mejor en mi carrera y mi rol es hacer jugar al equipo, suena fácil con tanto buen jugador, pero no es fácil, solo hay un balón”, bromea.

Ricky reconoce que la confianza de Orenga está resultando fundamental, y que está muy cómodo con su función en la selección. “Cuando tienes minutos te sientes importante, pero solo llevamos tres partidos y cada uno está aceptando su rol. Yo acepto el de dirigir al equipo”.

El base, que cumplirá 100 partidos con España en el partido ante Francia, admite que las bajas de los galos suponen tener muchos menos problemas durante el choque, especialmente para los bases. “Sin Parker ni De Colo es un alivio, aunque tiene jugadores como Diot, que el año pasado nos metió dos triples que fueron decisivos. Juegan diferente, pero también son muy peligrosos”, avisa el de El Masnou.

“Ya es suficiente motivación jugar un Mundial, no buscamos la revancha del pasado Eurobasket (Francia eliminó a España en semifinales), es un partido importante de por sí2.

Ibaka, el ídolo del público

El Pabellón Municipal de Deportes de Granada se viene abajo cuando entra un jugador. Y éste no es ni Pau, ni Marc ni Navarro. Sucede cuando salta a la cancha Serge Ibaka, el pívot de los Thunder.No me esperaba un recibimiento así del público de Granada

La espectacularidad de su juego, sus mates y sus tapones hacen que el espectador vibre cuando el jugador de origen congoleño entra a la pista y las mayores ovaciones son para él, lo cual sorprende al jugador: “Quiero dar las gracias al público por darme ese apoyo cada vez que salgo, la verdad es que no me esperaba un recibimiento así”, confiesa.

A pesar de ello, Ibaka está centrado en cómo mejorar el juego del equipo y resalta que “debemos mejorar nuestra defensa en el contraataque y en el uno contra uno”, dice.

“Ante Brasil fue una gran victoria, pero sabemos que nos queda mucho para llegar y estamos muy concienciados de que ante Francia va a ser un duro partido”.

“Cuando Navarro o Rudy están enchufados es difícil pararnos, nos dejan espacio para que los pívots juguemos bien por dentro”, concluyó el pívot.