Gasol
Gasol, en el partido ante los Knicks. EFE

La combinación de LaMarcus Aldridge y Pau Gasol volvió a ser la clave que permitió a los Spurs vencer de locales por 119-107 a los Knicks y sumar su tercer triunfo seguido.

Aldridge se encargó de aportar 25 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias, que lo dejaron al frente del ataque de los Spurs, que tuvieron a los cinco titulares y un reserva con números de dos dígitos.

Gasol fue, de nuevo, el jugador más completo de los Spurs, al conseguir un doble-doble de 17 puntos y 11 rebotes, a los que sumó siete asistencias.

El jugador de Sant Boi disputó 26 minutos en los que anotó siete de once tiros de campo, incluido un triple de dos intentos, y acertó dos de tres desde la línea de personal.

Gasol dominó en el juego interior al capturar nueve rebotes defensivos, y cometió solo dos faltas personales, lo que ayudó a los Spurs a tener marca de 25-11, incluida la de 17-2 que tienen en los partidos disputados en el AT&T Center de San Antonio.

El alero Kyle Anderson con 16 puntos fue el tercer máximo anotador de los Spurs, que también tuvieron el apoyo del escolta Danny Green y del base francés Tony Parker, con 14 y 15 puntos, respectivamente.

Los Spurs tuvieron la ausencia del alero estrella Kawhi Leonard, que sigue el proceso de dosificación para recuperarse de la grave lesión que sufrió la pasada temporada, y luego sufrieron la baja por lesión del ala-pívot Rudy Gay, que sintió dolores en el talón derecho y en la recta final del tercer periodo tuvo que abandonar el campo.

Los Celtics, sobre la bocina

Uno de los partidos más emocionantes fue el que enfrentó a los Celtics con los Rockets, y que se saldó con victoria de los de Boston en los últimos instantes, en parte por culpa de dos faltas en ataque de la estrella de Houston, James Harden.

Esa ventaja fue la primera y la única que tuvieron los Celtics después de remontar una desventaja de 26 puntos e irse al descanso con un parcial perdedor de 38-62.

Por otro lado, los Orlando Magic han recordado lo que es ganar y después de tres semanas y nueve derrotas consecutivas, la peor racha de la NBA, se han impuesto 102-89 a los Detroit Pistons.

Mención especial merece también la actuación de Giannis Antetokounmpo, que se encargó de mantener a los Bucks a flote en un partido complicado, que se acabaron llevando por 102-96 ante los Timberwolves. El griego aportó un doble-doble al anotar 22 puntos y capturar diez rebotes.