Pau Gasol, David Cal y Usain Bolt
Pau Gasol, David Cal y Usain Bolt. 20MINUTOS.ES/Agencias

Paúl Gasol lideró este viernes a España en la conquista del pase a la final de baloncesto de Pekín 2008, en una jornada en la que el palista David Cal sumó una nueva medalla a su extraordinario palmarés olímpico en dos juegos consecutivos.

Con la plata de Cal en C-1 1000 metros, España cuenta en Pekín con 12 medallas (cuatro oros, seis platas y dos bronces) cuando sólo quedan dos días de competición de los 16 programados. En el medallero, ocupa décimo cuarto puesto.

Trabajado pase a la final en baloncesto

La victoria de los jugadores de Aíto García Reneses sobre la rocosa Lituania por 91-86 aseguró al menos una plata para España, que protagonizará una final histórica con Estados Unidos, ya que repite la de Los Angeles 1984, donde los locales ganaron el oro con un triunfo por 96-65.

Pau Gasol, con 19 puntos, fue el máximo anotador del equipo, mientras Raúl López asumió el timón de la nave campeona del mundo ante ela baja por lesión de José Manuel Calderón.

David Cal, plata agridulce

La medalla del día fue aportada por David Cal, que se embolsó la plata tras un 'mano a mano' con el húngaro Attila Vajda, a la espera de la final de 500 metros, que vaticina para este sábado otro prometedor duelo, esta vez con el bimedallista olímpico ruso Maxim Opalev.

El K-4 500 femenino español (Beatriz Manchón, Jana Smidakova, Sonia Molanes y Teresa Portela) logró el quinto puesto, que les permite repetir el diploma olímpico de Atenas'04.

Cal, que aspiraba a dos oros en sus pruebas, cedió la corona olímpica de Atenas al húngaro Attila Vadja, vigente campeón mundial, en una regata grandiosa con un igualado final entre ambos.

El inicio fue una fulgurante arrancada del uzbeco Vadim Menkov, en cabeza hasta la mitad del recorrido para acabar desfondándose al final, sin subir siquiera al podio. Cal y Vadja ya partieron igualados desde las primeras paladas. El español pasó sexto y el húngaro octavo por los primeros 250 metros.

Cal fue el primero en acometer una progresión que le permitió cruzar la mitad de recorrido en segundo lugar, por detrás de un Menkov que ya empezaba a pagar su esfuerzo. A Vadja se le atisbaba en sexto lugar.

Los 200 metros finales desencadenaron una pugna titánica entre dos deportistas de una misma generación. Buscó Cal el asalto al liderato de la prueba, que se le resistió durante los 1.000 metros, pero la fortaleza del húngaro resultó incontestable.

Decepción en balonmano

En balonmano, España vio como Islandia le cerró de un 'portazo' el acceso a la final en un partido marcado por la falta de consistencia de los de Pastor, que cayeron en las semifinales por 36-30.

España llegó a perder por siete goles. Ni siquiera con David Barrufet inspirado se produjo un intento solvente de reacción, ni un amago. Nada. España se quedó a las puertas de la final. El bronce es ahora su techo, como lo fue en Atlanta y Sydney.

"La oportunidad era muy buena, pero ya está pasada", dijo Barrufet, que instó a pensar ya en el partido del domingo por el bronce contra Croacia.

Cuarta final de Cid

En gimnasia rítmica, Almudena Cid disputará la cuarta final olímpica de su carrera, tras terminar en el décimo puesto en la segunda y última jornada de la ronda de clasificación.

Cid, que a sus veintiocho años es la más veterana de toda la competición, terminó con un total de 66.825, que la situó entre las diez primeras, que acceden a la final, después de superar a la undécima, Dinara Gimatova, que obtuvo 66.525

Es un peldaño más en la historia de la gimnasia rítmica. Nunca ninguna gimnasta ha disputado cuatro finales olímpicas.

"No me lo podía creer. Rompí a llorar y besé el tapiz pensando en que era mi última presencia antes de retirarme", dijo Cid tras saber que estaba clasificada entre las diez mejores.

Por equipos la cosa fue distinta. España se quedó sin la final del domingo. En los ejercicios combinados de aros y mazas, el quinteto español, que terminó la primera jornada en el séptimo puesto, acabó penúltimo, sólo por delante de Brasil y fuera de las ocho finalistas olímpicas.

Bragado roza el podio

En atletismo, Jesús Ángel García Bragado entró en cuarto lugar en la meta de los 50 kilómetros marcha, mientras Mikel Odriozola terminó en el puesto 13 y Santiago Pérez en el 26. En decatlón, David Gómez fue vigésimo quinto.