Con lesiones en los dos bandos, también algunas dudas y por supuesto muchos anhelos, la final de Copa de Mestalla entre el Real Madrid y el Barcelona también tenía algo de pulso entre fichajes multimillonarios. Y concretamente dos, un pulso entre Neymar y Bale. Casi dosciento millones de euros sobre el césped entre ellos.

En un duelo de fichajes multimillonarios, Bale tuvo mucho más protagonismo ofensivo que Neymar

El duelo entre el atacante brasileño del Barça y el galés del Madrid fue ganado ampliamente por el segundo. Bale hizo honor a su apodo del Expreso de Cardiff con una demostración de potencia y velocidad para firmar el tanto de la victoria blanca. "Es uno de los goles más espectaculares que he visto nunca sobre el césped", comentó Xabi Alonso.

Neymar, por supuesto, mandó minutos después un balón al poste, pero Bale había tenido mucho más protagonismo ofensivo que el suramericano. Y desde el comienzo, con dos ocasiones casi seguidas en los primeros minutos. Bale, además, disfrutó de alguna ocasión más en la segunda parte y también llegó a marcar un tanto que fue anulado por Mateu Lahoz. Un aviso de la irrupción que le daría la Copa al Madrid.

Lo cierto es que el galés rescató la versión demoledora del mejor jugador de Inglaterra, asumiendo el liderazgo que se le pedía y demostrando su calidad como futbolista en los momentos de verdad, para decidir una final. Lo buscó de forma incansable, lanzando carreras a sus rivales cada vez que le llegó el balón, hasta que marcó un gol para la historia.

"Estoy muy contento por el gol y por el título; ahora tenemos que disfrutar de todo esto", indicó en inglés el jugador. Una gran noche de Bale en Valencia. Deste este miércoles, para el imaginario madridista, "Balencia".