Serena y Garbiñe
Serena Williams y Garbiñe Muguruza, con los trofeos de campeona y subcampeona de Wimbledon, respectivamente. EFE

Garbiñe Muguruza perdió este sábado la final de Wimbledon, pero se ganó el corazón de la afición de todo el mundo. La aspirante, de 21 años, cayó ante la veterana campeonísima Serena Williams (6-4 y 6-4), pero demostró que antes o después, estará más que preparada para ganar el título.

La española no ganó el título, pero sí se llevó una atronadora ovación de toda la pista central del All England Tennis Club, puesta en pie, incluida su rival, que no dudó en augurar que algún día, la caraqueña podrá ganar el torneo londinense.

Muguruza plantó cara en todo momento a la estadounidense, que tuvo que esforzarse al máximo para llevarse su sexto título en Londres y su Gran Slam número 21, lo que la pone a sólo uno de la mítica jugadora alemana Steffi Graf.

Garbiñe tuvo su comienzo soñado de partido. Nada más comenzar, rompió el servicio de Serena y lo consolidó después, llegando a ponerse con 4-2. Pero entonces, Serena, inusualmente nerviosa para una jugadora de su edad y experiencia, se recuperó. Ganó tres juegos seguidos y antes de que la jugadora nacida en Caracas se pudiera dar cuenta, servía para ganar el primer set. No falló Serena.

Muguruza se hundió mentalmente al comienzo del segundo set. Había dominado el primero al principio y se vio superada en un abrir y cerrar de ojos. En poco más de un cuarto de hora, Serena mandaba 5-1. Los juegos eran una sucesión de errores no forzados de Garbiñe.

Cuando Muguruza lo vio todo perdido, fue cuando llegó su mejor tenis. Se soltó, se puso agresiva, y le rompió dos servicios seguidos a la de Florida, incluyendo uno en el que la americana tuvo bola de partido para ganar 6-3. Con 5-4 y saque a favor, además de con el público entregado, Muguruza tuvo en su mano prolongar la final, pero Serena hizo valer la experiencia y se llevó el último juego de la final en blanco.

Con su victoria este sábado, 13 años después de su primer triunfo en Londres, la menor de las hermanas Williams acumula 67 títulos individuales y 22 de dobles en su carrera, 21 de ellos de Grand Slam en categoría individual.

Garbiñe Muguruza aún no ha cumplido 22 años, pero precisamente por su edad y por su estilo de juego, a buen seguro será una cara que se verá a menudo en las rondas finales de los torneos importantes. Por lo pronto, este sábado rompió 15 años de maldición de españolas en finales de Gran Slam.