Messi, Cristiano Ronaldo e Iniesta
Messi, Iniesta y Cristiano Ronaldo en la gala al Jugador del Año de la UEFA de 2012. GTRES

Luka Modric ha conseguido lo que parecía imposible: romper el duopolio de Leo Messi y Cristiano Ronaldo en las galas del fútbol. Las dos estrellas llevaban una década repartiendose los premios individuales y no dejaban nada para el resto. El anterior ganador, Kaká, entonces en el Milan, databa de 2007.

El dominio de ambos en la escena internacional ha coincidido con la popularización de este tipo de eventos, que antes apenas ocupaban un par de días a la prensa y ahora son objeto de debate durante todo el año. También coincidió con un paréntesis histórico, ya que durante cinco años ‘France Football’ y la FIFA unificaron sus premios y entregaron el FIFA Balón de Oro, bajo una nueva modalidad de votación, más abierta.

Todo ello, retroalimentado en un fútbol globalizado, ha dotado a estos premios de una nueva dimensión. Nada que ver con aquellos que en su día se entregaron a futbolistas de perfil bajo como Igor Belanov (1986), flores de un día como Michael Owen (2001) o defensas eficientes en un bloque campeón, como Mathias Sammer (1996) o Fabio Cannavaro (2006).

Con las anteriores reglas del juego, es muy posible que alguno de estos cinco jugadores pudiera presumir ahora de tener en su casa la famosa pelota dorada:

  1. Wesley Sneijder. El centrocampista neerlandés fue el gran agraviado por la fusión entre ‘France Football’ y la FIFA. Firmó un 2010 sobresaliente: triplete con el Inter de José Mourinho y finalista del Mundial de Sudáfrica con su selección. Aunque quedó fuera de los tres finalistas al premio, resultó el más votado por los periodistas… que eran, precisamente, los únicos que tenían derecho a voto hasta el año anterior.
  2. Andrés Iniesta. Si bien la temporada 2009/10 no fue ni mucho menos la mejor de su carrera, su histórico gol en el Soccer City de Johannesburgo parecía catapultarle como hombre del año, pero cayó ante Leo Messi (22% frente a 17% de los votos). En 2012 también fue finalista, aunque acabó tercero, muy por detrás de Messi y de Ronaldo.
  3. Xavi Hernández. En este asunto, como en el campo durante tantos años, va de la mano con Iniesta. Desde su apertura a jugadores no europeos en 1995, el Balón de Oro siempre había premiado en año de Mundial a un futbolista del equipo campeón: Zidane en 1998, Ronaldo en 2002, Cannavaro en 2006. En 2010 lo ganó Messi sin necesidad de brillar en el torneo ni de superar siquiera los cuartos de final. Xavi fue finalista al premio en 2009, 2010 y 2011, pero las reglas del juego habían cambiado y la popularidad también contaba.
  4. Franck Ribéry. Como Sneijder en 2010, el extremo francés lo ganó todo con el Bayern en 2013. En estos años valle, sin un gran torneo de selecciones, se solía premiar a futbolistas con méritos así: Owen en 2001, Nedved en 2003… Pero el premio fue para Cristiano Ronaldo, que venía de sellar una temporada sin títulos y de lucirse en la repesca de la clasificación para el Mundial 2014... ante la Suecia de Ibrahimovic.
  5. Zlatan Ibrahimovic. Si atendemos a los votos, ‘Ibra’ nunca estuvo ni siquiera cerca de ganar el Balón de Oro. Y diríamos que ni siquiera cerca de soñarlo, pero el ego del personaje seguramente lo desmienta. En todo caso, su innegable talento le habría hecho merecedor al premio en otro tiempo. Se retirará sin haber ganado la Champions League, pero su lista de ligas es casi innumerable: dos con el Ajax, tres con el Inter, una con el Barcelona, otra con el Milan, cuatro con el PSG… El ucraniano Andriy Shevchenko, del Milan, fue Balón de Oro en 2004 con un solo título de la Serie A en su palmarés.