Los hechos ocurrieron el pasado 23 de julio, en un torneo local. La víctima fue golpeada durante el segundo tiempo y falleció cinco días después por las heridas sufridas en el cuello. En los últimos años, el fútbol chino está viviendo una serie de episodios de violencia, según la agencia oficial Xinhua, porque «las ligas aficionadas no tienen suficiente supervisión de las autoridades».