Luis, pensativo durante el entrenamiento
Luis, pensativo durante el último entrenamiento de la selección (EFE). J.L.Cereijido / EFE

Andan revueltas las aguas en la selección española de fútbol. El empate ante Islandia ha agriado el ambiente y ha puesto muy nervioso al seleccionador, Luis Aragonés, que hoy cerrará las puertas a la prensa en el entrenamiento de la tarde, algo que no es muy habitual.

Luis está muy enfadado con los jugadores y no precisamente por el resultado: al seleccionador le molestó muchísimo que los jugadores no le hiciesen caso en Islandia y no le gusta la falta de implicación que detecta en algunos internacionales.

Luis está molesto con los jugadores: no le hacen caso y, además, a muchos de ellos no les ve implicados
Por eso ayer, lunes,
llamó al orden a los dos capitanes Casillas y Albelda para pedirles explicaciones.

Los dos jugadores asumieron su parte de culpa. De hecho, Casillas reconoce en las páginas de Marca que en Islandia hicieron lo que les dio la gana y que pasaron de las instrucciones del seleccionador en la primera mitad.

A cambio de entonar ese "mea culpa", los capitanes pidieron a Luis más intensidad en los entrenamientos y más variedad en las sesiones de trabajo.

Luis también está muy enfadado con la prensa, a la que considera en buena parte culpable de la tensión existente. Cree, además, que los jugadores toleran demasiado a los periodistas, que éstos están demasiado presentes en la concentración, y por eso entrenar a puerta cerrada. Los

Malestar de Torres

A todo esto hay que sumar el malestar de Fernando Torres.

El delantero del Liverpool anda enfadado con Luis Aragonés por su cambio por Iniesta en el partido ante Islandia con el marcador desfavorable para el equipo español.

Este gesto el Niño lo entendió como menosprecio por parte del seleccionador nacional, y por todos es sabido en la concentración de la 'roja' que Torres se está guardando mucho.

Torres no entiende por qué fue sustituido en Islandia

Por ello, se esperaba ansiosamente la comparecencia de Fernando en rueda de prensa. pero para sorpresa de los periodistas, los que aparecieron fueron Luis García, Angulo... y Carlos Marchena.

Por el momento, Torres no da la cara. Quizá para salvaguardar el ambiente del grupo. El Niño hace lo mismo que en el Atlético, callarse y no sobreponer sus intereses a los del grupo.

Sin embargo, no hay que descartar que, tras un nuevo 'gesto' que el jugador del Liverpool no comprenda, por fin diga todo lo que siente.