Cristian Rorres y Javier Torres
A la izquierda, Cristian Rorres. A la derecha, su hermano Javier. OCTAGON

Bakú, Roma, Marsella, Río de Janeiro... Éstas son algunas de las ciudades que han tenido la oportunidad de conocer los gemelos Cristian y Javi Torres, dos auténticos buscavidas del fútbol. Una especie de nómadas: en verano juegan al fútbol playa y forman parte de la selección española, reciente campeona de Europa; en invierno militan en equipos del fútbol regional italiano.

"Viajas y conoces sitios que ni siquiera sabía situarlos en el mapa. Además, en la selección el ambiente es muy bueno", comenta Cristian.

Jugamos con el Aluminios Sotelo el campeonato de España amateur y lo ganamos

Gaditanos, de 26 años, llegaron a la roja en 2007: "Jugamos con el Aluminios Sotelo el campeonato de España amateur y lo ganamos. Luego, convencimos a Joaquín -seleccionador- para jugar con España tras una semana de concentración en Melilla".

Después de su experiencia como internacionales, Cristian y Javi, formados en la cantera del Cádiz, hicieron las maletas rumbo a Italia. "Por medio de Amarelle -capitán de la selección- nos fichó el Made de Roma de fútbol playa; una vez allí no fue difícil conseguir también un contrato con un equipo de fútbol regional", cuenta Cristian, al que la prensa local de Viterbo, a unos 100 km de Roma y donde viven, le apoda el Niño Torres. "El fútbol está bien pagado aquí. En Tercera puedes cobrar 3.000 euros", explica.

Colegas de Maradona júnior

Durante su concurso en la liga italiana de fútbol playa se han hecho grandes amigos de Diego Maradona júnior, el hijo napolitano del mejor jugador de fútbol de todos los tiempos. "Como habla muy bien español pronto nos hicimos amigos. Al principio nos hacía de traductor. Es increíble ir con él por la calle, toda la gente se queda mirándole. A cualquier local que fuésemos siempre nos metían en la sala VIP y nunca pagábamos".