Kahn se enfadó y tiró la prueba de orina salpicando documentos del control antidopaje tras el partido ante el Madrid

  • La acción se produjo después del partido ante el Real Madrid en Liga de Campeones.
  • Tardó una hora y media en entregar su muestra de orina y el médico le mandó repetirla.
  • Kahn se enfadó e insultó al médico.
Kahn y Raúl, en una foto de archivo.
Kahn y Raúl, en una foto de archivo.

El guardameta del Bayern de Múnich, el alemán Oliver Kahn, tiró su prueba de orina, enfadado por los requerimientos del médico del control antidopaje, y salpicó sus documentos, afirma el diario "Bild", sobre los motivos de la sanción al jugador en la Liga de Campeones.

De acuerdo con ese medio, que se remite a declaraciones del médico, Franz Krösslhuber, el comportamiento indebido a que alude la UEFA en su suspensión por un partido se debió a uno de los habituales ataques de rabia del jugador.

La situación se produjo en el control de dopaje tras el partido de octavos de final contra el Real Madrid.

Una hora y media después

Kahn entregó su prueba una hora y media después del final del encuentro, pero el médico no la aceptó como válida porque no le había visto orinar y le obligó a repetirla.

Fue entonces cuando el jugador explotó, insultó al médico, tiró la prueba a la papelera y, de paso, manchó los documentos del controlador.

El Bayern Múnich decidirá la próxima semana si presenta recurso contra la sanción por un partido impuesta por la UEFA, con el argumento de que necesita primero estudiar la decisión y examinar sus contenidos jurídicos.

Kahn admitió luego su conducta incorrecta y pidió disculpas al médico, contando con que el asunto se liquidaría con una multa.

En caso de que la sanción se mantenga, en el partido de ida de cuartos de final contra el Milán, Kahn tendría que ser sustituido por Michael Rensing.

En Milán, el Bayern también tendrá que prescindir del centrocampista holandés Mark Van Bommel, suspendido tras ser expulsado en el partido contra el Real Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento