Zlatan Ibrahimovic
Zlatan Ibrahimovic, delantero del PSG, celebra uno de sus goles ante el Anderlecht. EFE

Los clubes franceses que compiten en la primera y segunda división han convocado huelga para el fin de semana del 29 de noviembre al 2 de diciembre en protesta por el nuevo impuesto para ricos que está debatiendo el Gobierno del país y que, en caso de ser aprobado, gravaría en un 75 por ciento a los equipos que paguen más de un millón de euros en salarios.  

Así lo anunció este jueves en rueda de prensa el presidente de la Unión de Clubes Profesionales Franceses (UCPF), Jean-Pierre Louvel, quien ha convocado la huelga para las mismas fechas en las que se debatirá el nuevo impuesto, entre finales de noviembre y principios de diciembre.

Esta huelga, que cuenta con el beneplácito de los futbolistas, llega en respuesta a una propuesta del Ejecutivo francés que podría suponer un duro golpe económico para los clubes franceses. Según estimaciones de la UCPF, el impuesto para ricos tendría un coste de 44 millones de euros, 20 de ellos solamente para el París Saint Germain.

Prudencia

En un momento en el que el París Saint-Germain, con capital catarí, y el Mónaco, con dinero ruso, pagan algunos de los traspasos más caros del fúbol europeo (como el uruguayo Cavani por los primeros o como el colombiano Falcao por los segundos), la ministra de Deportes francesa hizo un llamamiento a la prudencia.

Indicó que es positivo que lleguen millonarios al fútbol "con capacidad de pagar salarios impresionantes", pero no deben "dar la sensación de que hay un ambiente de no regulación, de especulación". "Es importante que se mantenga un equilibrio competitivo y que se permita a los inversores tener una visión de largo plazo", señaló.