Casillas y Becks
Casillas y Becks, durante el entrenamiento del Madrid (Reuters). Reuters

Iker Casillas, guardameta internacional del Real Madrid, mostró las ganas que tiene de volver a ganar un título tras cuatro años de sequía, y admitió que firmaría "ganar de penalti en el último minuto tras recibir 500 ocasiones de gol y tres palos".

Casillas se mostró cauto antes de la última final . Reconoce que el vestuario se ha marcado el objetivo de no dejarse llevar por la euforia que respira el madridismo y confesó que le es indiferente encajar muchos goles si al final el Real Madrid consigue el triunfo y el título de Liga.

"Si me dicen que nos van a crear 500 ocasiones de gol, tres palos y ganamos de penalti en el último minuto, firmo ahora mismo. Lo prefiero, antes que tener tantas ocasiones como en Zaragoza y no ganar", señaló.

"A estas alturas del campeonato no me preocupa recibir cinco goles si metemos seis, queremos ganar por 1-0 ó 5-4, pero ganar. Después de tanto sufrimiento y aguantando muchas cosas, queremos desahogarnos festejando un título que desde fuera ven muy cerca pero dentro somos cautos", agregó.

Si me dicen que nos van a crear 500 ocasiones de gol, tres palos y ganamos de penalti en el último minuto, firmo ahora mismo

Casillas comparó el fin de ciclo que vivió el Real Madrid cuando el Barcelona ganó la Liga y posteriormente la Copa de Europa, con lo que está ocurriendo en estos momentos.

"Seria empezar a construir un equipo para temporadas que vienen, como le pasó al Barcelona. Hace tres años ganó la Liga a base de mucho esfuerzo, era el momento de acabar un ciclo en un Real Madrid que habíamos ganado todo. Este año pasa lo mismo, pero falta el domingo. Hay que seguir teniendo los pies en el suelo", dijo.

El portero madridista destacó la importancia que tiene para el equipo que finalmente jueguen Robinho y Diarra , con permiso de sus selecciones.

Casillas destacó que "es la Liga más bonita" que ha vivido en su carrera y descartó que el vestuario sienta presión por vencer al Mallorca, aunque avisó del peligro de su rival.

"No tenemos ninguna presión por ganar el título, hemos trabajado igual en cada entrenamiento, como en los últimos tres meses. No podemos pensar que porque el Mallorca no se juega nada va a ser fácil, hemos visto el ejemplo del Barcelona con un Espanyol que nada se jugaba. Tenemos que ser cautos. Nos puede pasar a nosotros".

El que gana el título es el mejor, el más regular. No es cuestión de una eliminatoria de ida y vuelta, es regularidad

"El que gana el título es el mejor, el más regular. No es cuestión de una eliminatoria de ida y vuelta, es regularidad. Hemos pasado momentos malos que nos marcaron mucho pero desde la eliminación europea empezamos a resurgir. Hemos realizado un final de temporada muy bueno y esperamos acabar con matricula de honor", añadió.

Si finalmente el Real Madrid conquista la Liga, Casillas cree que "se celebrará como si fuese la décima Copa de Europa". Y recordó la importancia de la campaña "juntos podemos" realizada por el club y los jugadores.