El futbolista ghanés Solomon Opaku, que se encontraba a prueba en el conjunto serbio del Borac Cacak, fue agredido por 10 seguidores mientras regresaba a su hotel de concentración tras vencer al FK Bezanija (4-1), Según informa el Daily Sport.

En pabras del jugador, esto es lo que sucedió: "Iba por la calle con dos amigos cuando sentí que algo me golpeaba. Pensé que se trataba de una broma, pero al girarme me di cuenta de que era un grupo de seguidores de mi equipo".

"Comenzaron a pegarme y a insultarme mientras decían que odiaban a los negros. Mis amigos y un policía se encargaron de levantarme y me llevaron al hospital. Ahora, quiero regresar a casa lo antes posible", señaló.