La salida del Gran Premio de Japón va a ser de las que marcan época.

Lewis Hamilton, primero en la parrilla de salida, y Fernando Alonso, segundo, se juegan gran parte de sus opciones en este mundial en una larguísima recta de 600 metros. En ese espacio se concentran los miles de kilómetros recorridos hasta ahora, el trabajo de toda la temporada. Dennis tiembla ante la posibilidad de un choque.

Japón marca el clímax de la temporada. Hamilton, por ser 'pole', parte con ventaja, pero Alonso puede encontrar en la lluvia un aliado importantísimo: nadie conduce como él bajo la lluvia y eso sí que puede ser decisivo.

"Ojalá llueva", dijo Alonso tras la sesión de calificación. Y de momento, llueve en Fuji. Y lo más probable es que llueva durante la carrera: las previsiones meteorológicas dan una probabilidad de lluvia durante la carrera del 85%.

Y es que Alonso ha comentado que con lluvia las estrategias de equipo son más variables e impredecibles que en una carrera en seco, donde Hamilton y él tendrían práticamente la misma, con pocas ocasiones del español para adelantar a su compañero.

Otra baza que podría echar una mano a Alonso es Kimi Raikkonen, que saldrá tercero. Su actuación puede determinar si Hamilton amplía su ventaja sobre Alonso o si éste recupera el liderato.