Chris Froome
Chris Froome celebra su victoria en la novena etapa de la Vuelta a España. EFE

La Unión Ciclista Internacional ha dado a conocer el positivo de Chris Froome en la pasada Vuelta a España, de la que fue campeón y el deportista no ha tardado en salir al paso de las acusaciones: se le vincula el consumo de una sustancia conocida como salbutamol.

El británico reconoce su uso pero asegura, a través de un comunicado publicado por el equipo Sky, que forma parte de su "tratamiento contra el asma" y que está dispuesto a "aportar información a la UCI".

"Es bien sabido que tengo asma y sé exactamente cuáles son las reglas", ha dicho Froome. "Utilizo un inhalador para controlar mis síntomas (siempre dentro de los límites permisibles) y sé con certeza que voy a someterme a pruebas todos los días cuando use la camiseta del líder de la carrera",sentenció.

"Mi asma empeoró en la Vuelta, así que seguí los consejos del médico del equipo para aumentar mi dosis de salbutamol. Como siempre, tomé la mayor precaución para asegurarme de no utilizar más de la dosis permisible", insiste el deportista tras las acusaciones.

Seguí los consejos del médico

Además, asume la responsabilidad: "Me tomo muy en serio mi posición de liderazgo en mi deporte. La UCI está en lo correcto al examinar los resultados de las pruebas y, junto con el equipo, proporcionaré toda la información que requiera".

Agradece las muestras de apoyo y espera llegar "al fondo del asunto"

Además, agradeció los "mensajes de apoyo durante toda la mañana" tras ser desvelado su positivo por salbutamol en la reciente ronda española y se mostró "seguro" de que se llegará "al fondo del asunto".

"Gracias por todos los mensajes de apoyo recibidos durante toda la mañana. Estoy seguro de que llegaremos al fondo del asunto. Lamentablemente no puedo compartir más información hasta que se complete la investigación", señaló Froome en su cuenta de twitter.