Fernando Alonso
Fernando Alonso, piloto de la escudería Ferrari. EFE

El español Fernando Alonso (Ferrari), líder del Mundial de Fórmula 1, que saldrá noveno en el Gran Premio de China, el tercero del campeonato en Shanghái, declaró tras la cronometrada principal que "ojalá llueva o haya una carrera loca".

El monoplaza del doble campeón mundial asturiano es menos rápido que el de muchos de sus principales rivales, y su ventaja actual en el Mundial se debe a que las condiciones meteorológicas permitieron por sorpresa que se hiciera con la victoria en la segunda etapa del campeonato, en Sepang (Malasia), hace un par de semanas.

"Si seguimos con este coche, lógicamente, carrera tras carrera perderemos puntos, y ahora son pocos, o ninguno, porque la casualidad ha hecho que estemos liderando el Mundial", afirmó, pero con el coche actual "en cada carrera iremos perdiendo, perdiendo y perdiendo", reiteró.

"Cuando sean ya demasiados, luego será difícil ya recuperar, por lo tanto lo que tenemos que hacer es mejorar el coche, lo que hagan los demás importa menos", opinó, y le restó importancia a las cinco piezas que Ferrari ha estado probando en su coche estos días.

Por esta desventaja Alonso reconoce que, "en condiciones normales, la victoria está fuera del alcance, el podio también esta fuera del alcance, pero algunos buenos puntos sí son posibles, así que hay que tratar de conseguirlos".

Esperanzas en la húmeda Shanghái

"Si llueve, todo puede pasar, porque es una lotería. Salimos novenos, lo que sería (sumar) un punto o dos. Por tanto, no tenemos nada que perder. Ojalá llueva o haya una carrera loca", explicó el doble campeón del mundo asturiano.

Alonso, que lidera el campeonato con 35 puntos, cinco más que el inglés Lewis Hamilton (McLaren), es consciente, no obstante, de las dificultades que tendrá que afrontar durante la carrera. "Sabemos que mañana será una carrera difícil", apuntó Fernando.

"En la Q3 había un poquito más de viento, porque empeoramos medio segundo y prácticamente quedamos a la par de Sergio Pérez (Sauber) y otra gente. Ha sido un empeoramiento general", explicó.

"La carrera es el domingo. Así que esperemos que el coche, que los domingos se comporta mejor, lo vuelva a hacer. Pero sabemos que va a ser duro y no podemos ocultar la realidad de que vamos a sufrir", manifestó Alonso.