Diego Forlán
Diego Forlán se lamenta con la camiseta del Atlético de Madrid. EFE

El delantero uruguayo Diego Forlán confesó que actualmente "no hay ninguna oferta" para dejar el Atlético de Madrid y aclaró que en su tensa relación con Quique Sánchez Flores ambos siempre "fueron de frente".

"No me inquieta moverme, estoy muy bien. No hay ninguna oferta, tengo dos años más de contrato y tengo mi casa desde hace cuatro años en Madrid. Es una gran ciudad y un buen equipo. Tendría que venir una oferta muy buena para pensar en cambiar", señaló el ariete charrúa en una entrevista al diario 'El Observador'.

Forlán, que aún tiene dos años más de contrato con el Atlético, no dudó en explicar cómo ha sido su relación con Quique Sánchez Flores. "A veces uno se calienta, pero luego soy bastante tranquilo y luego todo se me olvida. No va a pasar nada, todas las cosas que le tuve que decir se las dije porque lo digo de frente y él también. Tuvimos nuestros cruces, pero siempre de frente. Mano a mano con él y también con el grupo", señaló sobre la mala relación entre ambos.

No he vivido estos meses como lo peor, pero sí fue algo que nunca me había pasadoAsí, calificó de "boludeces" las informaciones que hablaban de que incluso habrían llegado a las manos. "Me parece una falta de respeto. El entrenador es el que decide y toma las decisiones, pero no se llegó a las manos", zanjó sobre el tema.

Sin embargo, el ariete uruguayo prefiere buscar el lado positivo. "No he vivido estos meses como lo peor, pero sí fue algo que nunca me había pasado por lo que uno trata de aprender de errores y ver lo positivo", señaló sobre estos últimos seis meses.

Entre lo mejor de no ir convocado y no jugar reconoce que le ha permitido "descansar" y estar "bien físicamente" de cara a la Copa América. "Me ha permitido hacer una especie de pretemporada y de trabajar. Sabía que estaba en el equipo, pero no iba a ser tenido en cuenta por más que hiciera el esfuerzo en cada entrenamiento porque era algo personal", recalcó.

Además, el charrúa reconoce que es algo "contradictorio" que no jugara en el tramo final de la temporada y sea el icono del Atlético. "Sé las cosas por qué se dan y es una satisfacción que no me toque jugar y ser la cara visible del club. Es una satisfacción el representar el club por todas las partes del mundo, con eso se dice todo", recalcó.