Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, eludió en Alicante hablar del futuro de Manuel Pellegrini como técnico del equipo madrileño y dejó cualquier decisión al respecto en manos del director general del club, Jorge Valdano.

Tampoco quería referirse a la derrota de su equipo en la Copa del Rey, aunque ante la insistencia del aforo, acabó por dar su opinión al respecto.

"Nadie preveía lo de ayer", reconoció, antes de pedir "tranquilidad y confianza", aunque no contestó a una cuestión directa en la que se le preguntaba sobre la continuidad de Pellegrini en el banquillo.

"Si algo he aprendido es que debo abstraerme de la pasión. Tenemos que dejar que los profesionales trabajen, tener paciencia y no dejarnos llevar por los resultados de cada día", dijo el presidente madridista.

"El Real Madrid es una institución tan grande que todo no puede condicionarse, por muy humillante que sea, a un resultado como el de ayer", manifestó.

También reconoció que el equipo "no está al nivel" todavía de lo que desea, pero apuntó que, "con tranquilidad", el Real Madrid "mejorará".

Pérez, que hizo referencia en varias ocasiones a que las lesiones han lastrado a la plantilla blanca en el inicio de la temporada, insistió en conceder "tiempo" al equipo.

Felicitó al Alcorcón por su victoria y recordó que en su primer año como presidente del Real Madrid también quedaron eliminados en la Copa del Rey por el Toledo, de Segunda División B, y luego ganaron la Liga.