Uli Hoeness
Uli Hoeness, expresidente del Bayern de Múnich. EFE

La fiscalía de Múnich pidió una pena de cinco años y seis meses de cárcel para el presidente del FC Bayern, Uli Hoeness, por evadir impuestos por un valor estimado de 27,2 millones de euros.

El proceso de Hoeness se inició con una autodenuncia del presidente del Bayern en la que reveló que había mantenido en un banco suizo durante años una cuenta a través de la cual había realizado negocios de divisas y especulaciones bursátiles cuyas ganancias no había declarado al fisco alemán.

En Alemania, la autodenuncia es una figura jurídica que le permite a aquellos que han incurrido en fraude fiscal librarse de la persecución penal, a cambio de una multa y del pago total de la deuda con interés.

El fisco y la fiscalía consideraron que la denuncia era incompleta

En el caso de Hoeness, sin embargo, el fisco y la fiscalía consideraron que la denuncia era incompleta, por lo que se inició una investigación que llevó a la apertura del proceso fiscal ante la Audiencia Provincial de Múnich.

El fiscal, Achim von Engel, insistió hoy en su alegato que la autodenuncia de Hoeness no puede ser considerada válida.

"Una autodenuncia debe contener por lo menos los datos de una declaración de impuestos y ese no es el caso", dijo el fiscal.

Al comienzo del proceso, la fiscalía partía de la base de una deuda fiscal de 3,5 millones de dólares que luego se ha revisado al alza, a partir de una declaración del propio Hoeness y de estimaciones realizadas por el fisco, a partir de documentos proporcionados por los abogados del presidente del Bayern.

Sin embargo, los abogados de Hoeness sostienen que esas cifras ya estaban implícitas en la autodenuncia inicial aunque sólo pudieron ser estimadas con mayor precisión posteriormente.

Al alegato de la fiscalía debe seguir el de la defensa y en principio el tribunal podría dictar sentencia esta tarde.

Tras la sentencia, las dos partes podrían presentar recurso ante una instancia superior.