Delio Rossi
El entrenador del Fiorentina, Delio Rossi (2i). EFE

El entrenador del Fiorentina, Delio Rossi, agredió a uno de sus jugadores, el serbio Adem Ljajic, después de que éste protestara tras ser sustituido aplaudiendo irónicamente al técnico.

Rossi ordenó el relevo de Ljajic cuando la "Fiore" perdía 0-2 en casa ante el Novara, equipo ya descendido.

Echarle es un acto obligado

Cuando se acercaba al banquillo, el delantero serbio se puso a aplaudir al técnico, lo que derivó en un intercambio de insultos, al que siguió una agresión a puñetazos de Rossi al jugador.

Varios jugadores y ayudantes del técnico intervinieron para parar la trifulca.

Andrea Della Valle, presidente del Fiorentina, despidió anoche a su entrenador. "He hablado con Delio Rossi y quiere disculparse, pero echarle es un acto obligado por los valores que este club lleva impulsando en los últimos años. Es una decisión que nunca hubiese querido tomar, pero el gesto de Rossi no tiene justificación ninguna. Le echamos por su bien y también habrá un castigo para Ljajic por provocarle".

El presidente del sindicato de futbolistas, Damiano Tommasi, dijo que comprendía la tensión del momento, pero precisó que "perder la brújula de esa manera no tiene justificaciones".

A falta de dos jornadas para el final, el Fiorentina ocupa la quinta plaza por la cola, con 42 puntos.