Jordi Alba
Jordi Alba celebra con David Villa y Pedro Rodríguez su gol ante Finlandia. EFE

España está más cerca del Mundial 2014. La de Helsinki era la prueba más difícil de las que le queda a la selección en la fase de clasificación para la próxima Copa del Mundo y la solventó en un partido que no fue el mejor de la selección en los últimos años, pero en la que hizo lo justo para cumplir el objetivo.

Vicente del Bosque, que es una persona tranquila y pausada, hace a veces alineaciones que desmienten por completo esa imagen. Decidió sacar a Casillas de titular, cuando el de Móstoles aún no había disputado ni un minuto en partidos oficiales esta temporada. Puso a Koke, centrocampista de toque, como lateral derecho. Villa adelantó como titular a Soldado y Negredo, que están de dulce... decisiones no compartidas por gran parte de la afición y que dejan abierta la ventana de las críticas.

La idea de Vicente Del Bosque era que Koke y Alba fueran dos atacantes más

La idea de Del Bosque era que Ramos y Albiol asumieran la responsabilidad defensiva y que los laterales, Koke y Alba, fueran dos atacantes más. La idea no era mala, pero Finlandia aprovechó que el del Atleti no es defensa para crear dos oportunidades de peligro en los primeros minutos. Sobre todo, una que nació, en el minuto 13, de las botas de Pukki, el jugador que le amargó el día a España en Gijón en el partido de ida. Casillas, con el pie, en una parada parecida a la que le hizo a Robben en la final de Sudáfrica 2010.

España aplicó su receta de toque y toque en la línea de tres cuartos pero no podía derribar el muro de un equipo con cinco defensas. Pero apenas seis minutos después del susto de Pukki, Fábregas, el mejor en España, dio un pase magistral, elevándola por encima de la defensa y metiéndola dentro del área, donde Jordi Alba entró como una bala, controló y marcó con la derecha. Sin hacer nada del otro mundo, España ya ganaba.

La selección no cambió el guión y siguió sobando la pelota, ante una Finlandia que no tenía otro recurso que el de correr en el contragolpe. Pero la posesión de España estaba lejos de crear ocasiones de peligro. De hecho, la mejor ocasión de la Roja llegó de un contragolpe que cazó Villa en el área, pero su disparo, muy cruzado, se fue fuera.

El segundo tiempo comenzó con un disparo de Pedro Rodríguez que se fue alto, pero tras esa jugada, quedó claro que no era el día más brillante de la selección.

Lentitud en el ataque

El ataque de España era de una lentitud exasperante. Toque y toque sin crear peligro. Y conforme el cansancio de España aumentaba, más peligro creaban los nórdicos, sobre todo por medio de Pukki. Koke en banda derecha estaba descolocado, Xavi e Iniesta parecían estar en la reserva, Villa perdido, Pedro sin mordiente... La Roja estaba dando su peor cara.

Finlandia era muy profunda en sus ataques y el resultado empezaba a ser corto, sobre todo con el recuerdo de Gijón. Para evitar los inofensivos ataques estáticos de España, Del Bosque dio entrada a Navas por Villa. En las dos primeras acciones del nuevo jugador del Manchester City, parecía que la Roja afrontaba de manera diferente el partido. Pero no duró mucho esa sensación.

Navas recogió un balón en profundida de Xavi y centro para que Negredo marcara

Xavi e Iniesta estaban desconocidos y la defensa estuvo insegura. En el minuto 70, Negredo entró por Fábregas, el mejor sobre el terreno de juego. No tardó mucho el también jugador del City en tener una, gracias al primer pase peligroso que dio Xavi Hernández en el partido, pero el balón lo despejó un defensa cuando el vallecano iba a chutar.

España estaba cada vez más espesa, hasta que a falta de cuatro minutos, otro buen pase de Xavi en profundidad para Navas lo recogió el sevillano en el área, centró atrás y su compañero en el Manchester City Álvaro Negredo remachó a la red.

La selección respiraba en un trance de partido en el que se pareció muy poco a la que acostumbra. La victoria de la Roja, sumada al empate de Francia en Georgia, le da a España un empujón casi definitivo para estar en Brasil 2014.

Ficha técnica:

0 - Finlandia: Mäenpää; Toivio, Pasanen, Moisander, Arkivuo; Tainio (Riski, m.69), Roman Eremenko, Ring (Hämäläinen, m.69) Halsti, Schüller; y Pukki (Zeneli, m.81).

2 - España: Casillas; Koke, Raúl Albiol, Sergio Ramos, Jordi Alba; Mario Suárez, Xavi; Iniesta, Cesc (Negredo, m.71), Pedro (Cazorla, m.81); y Villa (Navas, m.56).

Goles: 0-1, m.19: Jordi Alba. 0-2, m.86: Negredo.

Árbitro: Ivan Bebek (CRO). Amonestó a Mario Suárez (90) por España.

Incidencias: partido de clasificación al Mundial 2014 disputado en el Olímpico de Helsinki, con la presencia de 37.492 aficionados en las gradas. La Federación finlandesa homenajeó a Jari Litmanen, exjugador del Barcelona, entre otros equipos.