Jugadores españoles de pádel
Los jugadores de la selección española y de la argentina se negó a disputar la final del Mundial de Pádel de Asunción (Paraguay). FEDERACIÓN PARAGUAYA DE PÁDEL

El palmarés del Mundial de Pádel 2018, celebrado en Paraguay, ha quedado sin vencedor en su categoría masculina, después de que las selecciones de España y Argentina, los finalistas, se negasen a celebrar el partido definitivo.

Todo es por la desastrosa organización del torneo de Asunción, donde las lluvias de los últimos días hicieron imposible jugar en condiciones. Desde la Federación Paraguaya intentaron trasladar la disputa de las dos finales, tanto la masculina como la femenina, a otra sede, a puerta cerrada, para intentar no perjudicar especialmente al público.

Sin embargo, no contar con los participantes fue un error que les costó mucho más caro: ni mujeres ni hombres aceptaron el cambio de sede. La final femenina se celebró, no sin amenaza de boicot, y cayó del lado español por 2-0, con lo que España logró su tercer título consecutivo, sexto en total. Gemma Triay, Lucía Sainz, Eli Amatriaín, Patricia Llaguno, Marta Marrero, Alejandra Salazar,  y las hermanas Majo y Mapi Sánchez Alayeto se alzaron con el título.

La categoría masculina, sin embargo, quedó sin vencedor, dado que tanto los argentinos como los españoles acordaron no disputar los partidos definitivos. En un comunicado, la Federación Española de Pádel ha explicado su posición:

"El sábado 3 de noviembre tuvo lugar la jornada de Finales del Mundial de Pádel 2018. Un cierre de competición muy complicado, donde organización se vio completamente superada por las lluvias torrenciales que se precipitaron sobre la sede de la competición, unido a esto, una falta de ideas y de recursos para conseguir una alternativa rápida y eficaz. Todo ello propició un caos organizativo que se tradujo en desinformación a todos los niveles, grandes retrasos en el comienzo de los partidos y malestar por parte de jugadores y equipo técnico de todas las selecciones.

La consecuencia inesperada de esta situación fue la NO disputa de la final por equipos entre España y Argentina, algo que raramente hemos podido ver en otros deportes y por primera vez en pádel. Los jugadores de ambas selecciones decidieron hacer una plantada, llegando al acuerdo de no jugar, las razones fundamentales de la decisión fueron las malas condiciones de la pista central donde se iba a disputar la final, con cristales que se movían, césped donde la bola apenas botaba, un riesgo para la seguridad de los jugadores. La organización decidió en el último momento y de forma precipitada cambiar de sede pero las condiciones no mejoraron, lo que motivó la decisión final de los jugadores.

Unido a esto, el cambio de fecha al domingo o lunes era inviable debido a que las expediciones de ambos equipos ya tenían sus viajes contratados, queda en manos de la FIP y de las federaciones implicadas decidir si esa final se pospondrá a otra fecha o si este Mundial Masculino se queda sin ganador."

Ahora la pelota está en manos de la Federación Internacional de Pádel, cuyo abanico de posibilidades va desde sancionar a ambos países por el boicot, a proponer otra fecha para la final o dejar el torneo sin ganador final.