Mestalla, 3 años después: adiós a las peleas, adiós al gran Barça

  • Tres años después de la victoria del Madrid en 2011 también en Valencia ante el Barça, los blancos repiten triunfo en medio de un ambiente mucho más relajado.
  • Los malos rollos y las peleas han dado paso a una rivalidad más sana.
  • El Barça cierra un ciclo: acabará el año, salvo milagro, sin grandes títulos.
Los jugadores del FC Barcelona Lionel Andrés Messi (primer término) y Neymar da Silva al finalizar la final de la Copa del Rey.
Los jugadores del FC Barcelona Lionel Andrés Messi (primer término) y Neymar da Silva al finalizar la final de la Copa del Rey.
EFE

Cualquiera que viviera aquella final de la Copa en Valencia en 2011 ha tenido que notar la extraordinaria diferencia entre aquel duelo y este. El odio entre ambos equipos se trasladó a la afición, irritable, tensa y con más ganas que nunca de aplastar a su rival.

Era la época de claro dominio del Barça de Guardiola, y la primera temporada de Mourinho, el hombre al que Florentino se encomendó para intentar acabar con la tiranía azulgrana.

La tensión de aquel partido desbordó las previsiones más pesimistas. Patadas, encontronazos entre compañeros de selección, continuas protestas al árbitro… y un resultado sorprendente, el triunfo del Real Madrid.

Era el inicio de una guerra abierta, no disimulada por nadie, que duró mucho tiempo y que abrió heridas que aún hoy parecen no haber cicatrizado del todo.

La previa de este clásico versión 2014 demostró, sin embargo, que esa rivalidad mal entendida ha tocado ya a su fin. Son enemigos irreconciliables, sí, pero nada comparable a aquello que se vivió antes y después de Mestalla 2011.

El regreso del Atlético de Madrid a la élite sin duda influye, ha hecho que la atención se haya desviado, ya no es una lucha entre dos, hay un tercero que compite con ellos y les supera.

Pero la victoria del Madrid será recordada, sin duda, como la certificación del fin de un ciclo, ya definitivamente. La derrota deja al Barça, si no hay milagro liguero de por medio, sin ningún gran título esta temporada.

Uno de los mejores equipos que se recuerdan ha puesto en Valencia su punto final, será la primera vez desde 2008 que los culés acaben el año sin Liga, Copa o Champions. Lo que lleva ya dos años anunciándose, desde que Guardiola dejara el club en 2012, se confirma en Mestalla, precisamente donde el equipo de Pep tuvo uno de sus pocos tropiezos y posiblemente el más recordado.

Para el Barça se acabaron ya las excusas. La renovación del equipo será ahora traumática, cuando pudo haberse hecho de manera progresiva, y el aficionado culé debe rezar, sea creyente o no, para que la sanción de la FIFA quede en nada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento