Reina Letizia
La reina Letizia entrega la Copa de la Reina a la capitana de la Real Sociedad, Sandra Ramajo, tras ganar la final al Atlético de Madrid. EFE

La Real Sociedad ha conquistado la primera Copa de la Reina de su historia al imponerse en la final al gran favorito, el Atlético de Madrid, por 1-2, ante 17.550 espectadores que vibraron en el Nuevo Los Cármenes de Granada. La reina Letizia entregó el trofeo a Sandra Ramajo, que tras once años como txuri urdin se despide del equipo, y consuma el éxito de un equipo en crecimiento.

El encuentro se decidió por la absolutamente desigual actuación de sus porteras. Lola Gallardo y Sun Quiñones, ambas internacionales, mostraron dos versiones absolutamente encontradas. La portera del Atlético de Madrid tuvo una cantada memorable, de las que dejan señalada de por vida, tras comerse un disparo lejano de Palacios. El balón le entró entre las piernas y provocó el 1-1, lo que neutralizó el golazo que Esther González había logrado instantes antes.

Por contra, Sun Quiñones lo paró todo. La joven portera de la Real, canterana de siempre del equipo donostiarra, lo paró todo, incluidos los intentos de la pichichi de la Liga Iberdrola Jenni Hermoso o de Ludmila da Silva. De hecho, la brasileña tuvo una enorme ocasión a poco menos de 10 minutos para el final, cuando cabeceó al palo un balón que sacó como pudo Sun.

Unos instantes antes, una de las más firmes realidades del fútbol femenino español, Nahikari García, fusiló a Lola al aprovechar un pequeño desajuste de las rojiblancas en defensa. Con el 1-2 en contra, el equipo de Sánchez Vera creyó más y empezó un acoso y derribo contra las de Gonzalo Arconada (hermano del mítico portero), pero se toparon con una Sun Quiñones que dio una lección antológica con el seleccionador Jorge Vilda viéndola desde la cabina de retransmisión.

La ovación que se llevó en el cambio den el minuto 86 Nerea Eizagirre, recién llamada con la selección absoluta, lo dice todo, ya que en la Real se supieron campeonas. El Atlético Femenino mantiene así su particular mala racha con la Copa de la Reina: es la tercera final consecutiva que pierden, tras ganar la de 2016 y perder las de 2018 y 2017 con el Barcelona. El doblete se sigue resistiendo para ellas.