Claver y Taylor
La acción de Claver y Taylor. CAPTURA DE PANTALLA

El escolta del Real Madrid, Rudy Fernández, elogió el trabajo de su equipo pese a la derrota sufrida en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona tras un agónico desenlace (92-90) en el que, en su opinión, "nos ha tocado hoy la cruz".

"Estoy muy satisfecho por el trabajo de todo el equipo", insistió. "Sobre todo en el último cuarto. Creo que el partido estaba muy cuesta arriba, pero la garra y el trabajo, junto con la ambición de esta plantilla, nos ha permitido llegar incluso para poder llegar", agregó.

El balear felicitó al Barcelona, recordando también la última jugada del encuentro, en la cual aseveró que hubo "falta, lo acabamos de ver nuevamente. Pero bueno, ya está. Es falta y punto. Es lo único que puedo decir. A veces te pitan bien; otras veces te pitan mal. Hoy nos ha tocado esa cruz, pero nada más", recalcó.  Se refiere Rudy a la posible falta de Claver sobre Taylor en la última acción de partido.

En cualquier caso, Fernández analizó la desventaja de hasta 18 puntos que sufrió el Madrid en el tercer cuarto, que complicó aún más la labor de remontada de los suyos: "No hemos jugado el mejor partido, eso está claro, pero creo que la garra, el trabajo y el poder llegar hasta el último momento con opciones habla muy bien de este equipo. No tenemos ninguna excusa, pero aún sin ser el mejor, hemos luchado hasta el final".

Por su parte, el pívot caboverdiano Walter Tavares, insistió en que han intentado "pelear desde el principio, pero no ha podido ser. Se ha roto una buena racha y hemos peleado muy fuerte para volver a meternos en el partido".

El exjugador del Herbalife Gran Canaria, quien volvía a la isla en la que se formó como jugador, subrayó que "hemos tenido el último tiro para ganar pero no se consiguió".

Con respecto a la polémica de la última jugada, en la cual la expedición madridista increpó a los árbitros una posible falta en su ataque sobre el americano Jeff Taylor, Tavares manifestó que "lo hemos visto en la repetición y se nota claro que hay falta, que le pega en la mano y la pelota le sale de la mano cuando coge el rebote".

En este sentido, el interior blanco señaló que "con esos momentos tan calientes del partido, hay que tomarlos con cuidado y revisarlo, porque son cosas claves que al final cuestan una copa", concluyó.