Gianni Infantino, presidente de la FIFA
Gianni Infantino, presidente de la FIFA EFE

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se declaró este lunes contrario al sabotaje del Mundial de 2018 en Rusia, país acusado de establecer un sistema institucional de dopaje para deportistas de élite.

"Hay gente en Rusia y en Catar que adora el fútbol. Los boicots y las exclusiones nunca han aportado la mínima solución", declaró el máximo responsable de la FIFA en una entrevista que publican este lunes los diarios de la red de periodismo de investigación EIC, de la que forman parte, entre otros, el belga Le Soir, el español El Mundo y el alemán Der Spiegel.

Infantino subrayó que "la FIFA no es la policía del mundo y específicamente no es la autoridad mundial antidopaje", y recordó que los órganos disciplinarios de la organización que preside están analizando el informe elaborado por el abogado canadiense Richard McLaren por encargo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

La FIFA no es la policía del mundo ni la autoridad mundial antidopaje

Este organismo acusa a Rusia de dopaje de Estado en varias disciplinas deportivas, incluido el fútbol, el atletismo, la natación o los deportes de invierno y tras la publicación de su primera parte en julio más de cien deportistas rusos fueron excluidos de los Juegos Olímpicos de Río.

Infantino recordó que será la FIFA la que practicará los exámenes antidopaje en el Mundial de Rusia y no las autoridades moscovitas.

"Si hay un problema será nuestra responsabilidad, nuestra culpa. Pero tenemos mucha confianza en la eficacia de nuestros procedimientos antidopaje", subrayó Infantino, presidente de FIFA desde el pasado 26 de febrero.