La FIFA, además de estar meditando una serie de medidas para mejorar la práctica y la justicia en el fútbol, parece empeñada en combatir las mentiras que lastran ocasionalmente a este deporte.

Así, esta federación ha anunciado, tal y como informa la BBC, que realizará pruebas médicas en la muñeca de los futbolistas que jugarán el Mundial sub 17 que arrancha hoy en Nigeria.

Este examen tiene como objetivo determinar la edad real del jugador, a través de la captación de imágenes por resonancia magnética de esa zona del cuerpo, y que evaluarán el grado de desarrollo físico del fubolista.

Esta técnica, empleada en algunos partidos desde 2003, reveló que más de un tercio de los analizados rebasaban la edad límite.

Según el reglamento de la FIFA, sólo están autorizados a jugar el torneo los nacidos a partir del 1 de enero de 1992.