Gol de Salah
Salah celebra su gol en el Manchester City - Liverpool. EFE

Mohamed Salah está siendo el gran protagonista de la temporada en el fútbol europeo después de su fichaje por el Liverpool. El egipcio llegó como una apuesta que podía ser acertada por parte del club, pero lo que nadie esperaba era que el delantero africano iba a convertirse en un claro candidato a acabar ganando el Balón de Oro. Palabras mayores.

El destino de Salah pudo cambiar radicalmente cuando Julen Lopetegui estaba en el banquillo del Oporto. El actual seleccionador español ya atisbó su potencial, y pidió al cuadro portugués que cerrase su incorporación con vehemencia. Finalmente los dragones no consiguieron incorporarle, y tras separar sus caminos, el 2018 parece "el momento" de ambos, con Salah candidato al Balón de Oro, y el cuadro portista cerca de ganar el título.

Seis meses antes del aterrizaje de Lopetegui en Oporto, el Chelsea se había hecho con los servicios de un joven Salah que, aunque había llamado la atención en el Basilea, no hablábamos del jugador "franquicia" del equipo suizo en aquel momento. El cuadro londinense mostró un gran ojo para firmarle, pero después de que Mourinho no le diera la continuidad esperada, un año después salió cedido a la Fiorentina.

El cuadro viola se adelantó al Oporto, y a partir de ese momento la vida de Salah cambió radicalmente. En Italia, el egipcio se hizo con un nombre en la élite del fútbol europeo, hasta el punto de que la Roma, la temporada siguiente, apostó muy fuerte por hacerse con sus servicios. En la capital de Italia se convirtió en uno de los jugadores más importantes de la Serie A, y sus características, que casaban perfectamente con el estilo habitual de Jürgen Klopp, llevaron al Liverpool a acometer su incorporación.

Lo que ha ocurrido este año no lo esperaba nadie. El jugador egipcio ha reventado todos los registros posibles en la Premier League, y su actuación en la ida de las semifinales de la Champions League ante la Roma le sitúa en definitivamente en el primer escalón europeo. A su vez, el Oporto está a un paso de ganar de nuevo la liga en Portugal. La gran pregunta es si los dragones, con Salah en sus filas, hubieran podido saborear antes el éxito, y por otro lado, si el egipcio sería lo que es hoy en día en caso de haber llegado a la liga portuguesa.