Otro fiasco lejos de casa

El Real Zaragoza se adelantó con gol de Zapater, pero el canterano se autoexpulsó y la Real sentenció contra diez
El argentino Leo Ponzio persigue al jugador de la Real Sociedad Uranga.
El argentino Leo Ponzio persigue al jugador de la Real Sociedad Uranga.
Juan Herrero/EFE
El Zaragoza sigue sin funcionar lejos de La Romareda y anoche cayó en Anoeta después de empezar ganando. La Real comenzó con ganas de resolver rápido, pero el Zaragoza se defendió bien y salió con mucho peligro al contragolpe. Fruto de una contra, bien dirigida por Aranzábal, se adelantó el conjunto aragonés. El ex donostiarra apuró la banda izquierda y puso un centro que cabeceó a gol Zapater, logrando su primer tanto en la Liga.

Sin embargo, cuando corría el minuto 46 del primer tiempo el colegiado pitó un dudoso penalti a Milito por tocar el balón con la mano cuando el argentino se protegía el cuerpo, y Karpin empató desde los once metros. En la segunda parte, Zapater vio la segunda amarilla por una entrada absurda y Barkero, de falta, dio el triunfo a los donostiarras. Villa, casi al final, disparó al palo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento