La FIA calma su sed de venganza y Renault espera salir sin sanción del lío de Singapur

  • El pacto entre FIA y Renault ya es una realidad.
  • La escudería había ofrecido la cabeza de Briatore.
  • Mosley se sale con la suya y dejará sin sanción al equipo.
Max Mosley, presidente de la FIA.
Max Mosley, presidente de la FIA.
Reuters

Dicho y hecho. El pacto al que habían llegado la FIA y Renault se hizo ayer realidad con el abandono de Flavio Briatore.

Renault ha entregado la cabeza de Briatore y con ello espera salvarse de una dura sanción, tanto deportiva como económica, que podría caer tras el Consejo Mundial de la próxima semana por el 'caso Singapur'.

Mosley, presidente de la FIA, dejará su cargo el próximo 23 de octubre, pero antes, quería cumplir una vieja venganza: ver fuera de la Fórmula 1 a Flavio Briatore. Por viejas rencillas del pasado, Max Mosley quería ver lejos del 'gran circo' a Ron Dennis y a Flavio Briatore.

Ahora, el tiempo dirá si el magnate italiano volverá al equipo Renault cuando pase el escándalo o la Fórmula 1 sobrevive a uno de sus principales protagonistas de los últimos años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento