Ferrero
Juan Carlos Ferrero devuelve una pelota. (Efe)

Los buenos recuerdos de tierra ha vuelto a la mente de Juan Carlos Ferrero. En su primer duelo en el último Masters Series de Montecarlo, torneo que conquistó en 2002 y 2003, liquidó al británico Tim Henman por 7-5 y 6-2.

La destreza en tierra batida está más que probada para el tenista valenciano que vivió tiempos mejores en la clasificación ATP. "Siempre es peligroso jugar contra Tim", comentó Ferrero, "pero he jugado bien hoy, ha sido un buen partido, y me he encontrado con buenos recuerdos de Montecarlo".

Henman se rindió ante la evidencia, y aunque el de Oxford posee uno de los juegos más precisos del circuito al saque y la volea, sus armas no fueron suficientes contra Ferrero quien en el segundo set abusó de su seguridad desde el fondo.

Ahora Ferrero se las verá contra el ganador del encuentro entre el chileno Nicolás Massu y el italiano Filippo Volandri.

Lesión de Carlos Moyá

La jornada no resultó tan agraciada para Carlos Moyá, campeón en 1998, que cuando perdía contra el ruso Mijail Youznhy, por 6-2 y 3-1 optó por abandonar aquejado de unos problemas musculares en el muslo. También se retiró el francés Gael Monfils por una tendinitis cuando cedía por 6-0 y 3-0 contra el checo Radek Stepanek.

Rafa Nadal jugará en el Montecarlo Country Club el miércoles, pero mientras se pudieron ver a otros favoritos. Como el argentino Juan Ignacio Chela, que venció al holandés Martin Verkerk, finalista de Roland Garros en 2003, por 7-5 y 6-2.

Nadal retomará aquí la racha de 62 victorias consecutivas sobre tierra batida, récord que dejó instaurado desde que ganó el pasado año su segundo título en París.

El también argentino David Nalbandian necesitó tres mangas para imponerse al italiano Federico Luzzi, 133 del mundo, por 3-6, 6-2 y 6-1.

El chipriota Marcos Baghdatis, 14 favorito, se convirtió en la segunda baja importante en decir adiós al torneo, al ser noqueado por el bielorruso Max Mirnyi por 7-5 y 6-4.