Sebastian Vettel
Sebastian Vettel, perseguido por Max Verstappen en el GP de Australia. EFE

Sebastian Vettel y Charles Leclerc acabaron en cuarta y quinta posición el GP de Australia, primera carrera del Mundial 2019 de Fórmula 1, y no se puede decir que estén satisfechos. Después de una pretemporada en la que se habían ganado el papel de favoritos, o así se lo habían hecho saber todos sus rivales, ha comenzado la campaña con muy malas sensaciones.

Hubo tres 'pecados' a los que achacar el mal resultado de Ferrari en la cita inaugural, cada uno digno de análisis aparte.

Mal ritmo

Desde el primer momento, Vettel se quejó de que no tenía ritmo. Desde el primer momento se vio que no podía seguir a los Mercedes, ya no sólo a un Bottas que hizo su mejor carrera desde que está en Fórmula 1, sino que incluso se vieron fuera del podio en cuanto vino un Max Verstappen encendido. Prueba de ello es que sólo pudieron marcar la cuarta (Leclerc, en la vuelta 58) y la octava (Vettel, en la 16) mejor vuelta de carrera.

Innecesarias órdenes de equipo

Charles Leclerc ya se mostró desde un primer momento como uno de los grandes enemigos que podía tener Vettel en este arranque de temporada. El monegasco lo ha demostrado desde la primera carrera. De hecho, tuvieron que ordenarle que se echara atrás cuando ya tenía encima a su jefe de filas y no le adelantase. Visto el ritmo que llevaban ambos con respecto a sus rivales, no habría cambiado el resultado final para Ferrari.

Tirar las opciones de vuelta rápida

La nueva idea de dar un punto al piloto que consiga la vuelta rápida de carrera siempre que acabe entre los 10 primeros, permite jugar mucho más con las estrategias. Ferrari tuvo en su mano hacerlo, pero no quiso. En la recta final de la carrera, con las órdenes de equipo ya hechas y las posiciones aseguradas, Leclerc llegó a tener un colchón de más de 35 segundos sobre su perseguidor, Kevin Magnussen. Por tiempo, podría haber entrado en boxes, cambiado a neumáticos más competitivos y salir a buscar la vuelta rápida de carrera. Ni lo intentaron, y el punto extra se lo llevó Mercedes gracias a Valtteri Bottas.